IRRESPETO A LA SOBERANÍA

Lo que es bueno para el ganso...: Berna Calvit

Para entender mejor el ensañamiento, los incesantes disparos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) contra nuestro país, imagino un cuadrilátero con un peso pesado (Goliat) en una esquina y un peso pluma en la otra (David). Me confieso lega en asuntos financieros por lo que, tal vez, imaginar una escena así no es la mejor manera de expresar mis opiniones. Pero así la imagino tras darle seguimiento a una situación que, a mi parecer, no ha ganado la atención del panameño común, pese a que hay de por medio aspectos lesivos a la dignidad y la economía nacional. La impertinencia de la OCDE debería ser conocida y calibrada por los panameños en general. Después de todo, ¿qué es la OCDE? Este pulpo nació en 1960, cuando 18 países europeos, Canadá y Estados Unidos (EU), se unieron para crear una organización “dedicada al desarrollo económico”. Lo que no dijeron fue a “nuestro desarrollo económico”. Este club de países ricos abrió bien los ojos para fijarse, con mucho interés, en países pequeños como Panamá que hacen lo mismo que ellos; pero intentando imponer el “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”. Los países que rehúsan acatar procedimientos lesivos a su derecho soberano a manejar sus asuntos económicos sin imposiciones extranjeras van a la caprichosa “lista negra” inventada por estos señores que, cual vecinos impertinentes, pretenden mandar en casa ajena. Se toman atribuciones que incluso irrespetan la soberanía con el propósito de sacarnos del camino como competencia, con argumentos en apariencia válidos pero que al escarbarse “muestran el cobre”, la falsía.

Tal vez por la complejidad del tema, no nos hemos percatado del gran daño que podría causar la calificación de “paraíso fiscal” que nos endilga la OCDE. O porque pensamos que, “es problema de ricachones”, “ellos son blancos y se entienden”. Gran error. El perjuicio a nuestro centro financiero tendría efecto cascada; afectaría banqueros, navieras, oficinistas, abogados, traductores, cajeros, alquiler de autos, hoteles, alquiler de oficinas, notarías, ¡hasta al carretillero apostado cerca de los bancos! Es mucho lo que genera un centro financiero que, además, reporta significativos ingresos al Estado.

Este no era el escrito pensado para esta columna. Pero leer lo dicho por el presidente Juan Carlos Varela en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) me daba la oportunidad de opinar sobre la OCDE. Panamá dio en el clavo: Varela escogió el foro apropiado para expresar las intenciones de su gobierno en avanzar en transparencia fiscal y en el intercambio de información financiera. Pero no my way como lo quiere la OCDE. Las palabras de Varela deben haberle caído a la OCDE como jarro de agua fría, especialmente a monsieur Pascal Saint Amans que nos tiene una tirria “de las bravas”; el que dijo que Panamá era el único país que no se había comprometido al intercambio de información fiscal. ¡Qué memoria tan selectiva la de Pascal! ¿Olvidó que el centro financiero estadounidense no intercambia información en forma automática? “Lo que es bueno para el ganso, es bueno para la gansa”, dice un refrán que le va bien a la conveniente omisión de Saint Amans.

Hay más. El Gobierno estadounidense pretende convertirnos en cobradores de impuestos de los ciudadanos estadounidenses que tienen dinero en nuestros bancos, aun cuando ese dinero haya sido ganado fuera de su territorio. La Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras (Fatca, en inglés) exige que se envíe a EU ¡de manera automática! información sobre clientes estadounidenses. Nos acusan de paraíso fiscal mientras que allá pasaron por caja, entre otros, Raúl Salinas de Gortari con $80 millones-$100 millones; los Abacha, hijos del dictador Abacha de Nigeria (2001 y ya existía OCDE), más de $110 millones. Tomaría media página citar casos más recientes, similares a los que antes anoto. El estadounidense Levin, senador hasta hace poco, lleva décadas luchando, sin éxito, para “que su gobierno acabe con la opacidad de las sociedades, la evasión fiscal y la lucha contra el delito vía estructuras societarias; pide acciones directas para terminar con la falta de control antilavado en el sector de bienes raíces y, en particular, con el uso de las empresas pantalla, de fachada; afirma que algunas sociedades creadas en EU aprovechan un sistema que permite su normal constitución con dueños ocultos. Cuando estas empresas se usan por dictadores corruptos, narcos o terroristas, los investigadores son frenados por la falta de información relevante sobre las sociedades en los registros públicos”. Palabras de Levin.

No hay institución bancaria en el mundo a prueba de dinero sucio. Según investigadores y expertos en esta rama, las sumas de dinero sucio que entran en los bancos estadounidenses son alucinantes; también en bancos de otros países miembros de la OCDE. Panamá debe asegurar todas las medidas que mantengan la fortaleza de su centro financiero, del que dependen miles de panameños en forma directa e indirecta; y utilizar mecanismos que dificulten que narcodinero, o dinero proveniente de la corrupción política llegue a sus arcas. Pero sin servir de mandadera a los Goliat. Atrás quedaron los años en que la línea divisoria en la avenida 4 de julio (hoy avenida de los Mártires) nos imponía reglas del extranjero. Triunfo de David.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código