MALOS HÁBITOS

Otros cables por soterrar: Arturo Montenegro

Digna de aplauso es la medida gubernamental –a punto de implementarse– de pasar bajo asfalto el intríngulis de tendidos de electricidad, telefonía y data que tanto alteran la visión urbana y tan riesgosos resultan.

No deja de resultar lamentable que este tipo de acciones se queden una vez más en lo superficial: en nuestro lacerado Panamá –y me refiero a todo nuestro país– se viene agigantando una maraña de actitudes, hábitos, conductas que mucho más allá de la agresión a la estética y el peligro que entrañan los aludidos cables, ensombrecen nuestro entorno y no precisamente al estilo de ciudad Gótica.

Estos amplios tendidos que urge soterrar en el olvido están integrados por los aplastantes, oxidados cables de la descortesía, la prepotencia, una ignorancia supina que suele ir de la mano con otro funestamente panameño cable: el “juega vivo”... todos los cuales encuentran su mejor –peor– compañero en una serie de prejuicios que deberían avergonzarnos como nación en imparable avance, en pleno tercer milenio.

Día tras día nuestro pueblo se divide entre víctimas y victimarios de leso trato social. Pululan los virus de una soberbia directamente proporcional al grado de bienes exteriores de quien intenta imponerse a los demás.

Todos hemos visto hasta la saciedad los desplantes de quienes quieren tener la primera y la última palabra por obra y gracia de su chequera, su apellido, su color, hasta su sexualidad.

Todos sabemos que Colón, Bocas del Toro, Darién son tristemente diversos por su etnicidad. Todos nos percatamos de que el tan trillado crecimiento económico se traduce en crecimiento para unos cuantos, ya inmensa si no escandalosamente ricos, y en un alarmante creciente número de panameños pobres. Todos sufrimos que cada día la canasta básica es menos básica: miles de miles comen menos y/o peor.

La presión de los compañeros de nuestros niños para que sigan los dictados de unas modas (en el vestir, la tecnología, las diversiones...) que inciden, a su vez, en agobio a unos padres que ya no aguantan más. El espectro del bullying dentro y fuera de las escuelas –con el demoledor refuerzo de las redes sociales– y sus dramáticas cuando no trágicas consecuencias a corto y largo plazo; el irrespeto que no discrimina ancianos, infantes, enfermos, embarazadas o discapacitados; la absoluta ausencia de una cultura del servicio, son lacras que constituyen el entramado de una generalizada corrupción. Esta, seguramente tiene sus mayores exponentes en todos los ciudadanos que se cruzan de brazos, en cómplice silencio mientras vulneran todo tipo de derechos.

Soterrar estos terribles cables no solo es posible, sino muy viable: basta con que cada habitante de este prodigio de abundancias que es nuestro Panamá tenga en cuenta que decir “buenos días”, “gracias”, “por favor”, “con permiso” puede lograr tanto que cada vez tenga que pronunciarse menos la palabra “perdón”. Serviría de mucho que los padres adoctrinaran a sus hijos sobre como tratar y esperar ser tratados; que los dependientes de comercios y los funcionarios de instituciones tomaran en cuenta que el cliente/usuario no es quien los importuna sino quien sostiene su trabajo; que tener está bien pero ser es mucho mejor; que, como sentenció Oscar Wilde muchos son los que están vivos, pero pocos los que viven. @artmontenegro

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código