COMPROMISO POLÍTICO

Las dos caras del PRD: Antonio Saldaña

El otrora torrijista Partido Revolucionario Democrático (PRD) tiene hoy dos visiones: una, la social demócrata, patriótica, popular y participativa de sus documentos fundamentales, y la otra, la neoliberal, oligárquica y personalista de la cúpula política.

El PRD fue fundado por Omar Torrijos para contribuir al cumplimiento de dos tareas estratégicas. La primera, hacer efectiva la eliminación de la “quinta frontera”, recuperar la soberanía, la dignidad nacional, restituir el Canal a su legítimo dueño –el pueblo panameño– y hacer de todos los bienes revertidos “el uso más colectivo posible”.

La segunda labor del partido de Antonio Yepes era –con el concurso de todos los sectores comprometidos con el proyecto nacional– “convoyar” durante 23 años el proceso de descolonización y construir un Estado social de derecho a objeto de pagar la “deuda social” contraída con los panameños de a pie mayormente sacrificados en la lucha de liberación nacional. El primer propósito se cumplió a cabalidad cuando fue arriada la bandera de las barras y las estrellas y abandonó el suelo patrio el último soldado gringo, el mediodía del 31 de diciembre de 1999, incluso con la aquiescencia final de sectores antinacionales que inicialmente se opusieron a la concertación de los tratados del Canal de Panamá, mejor conocidos como Tratados Torrijos-Carter.

La segunda finalidad fue saboteada por “quintas columnas” dentro del PRD y finalmente desvirtuada por el magnicidio del hijo de doña Joaquina y por la ambición cuartelaria de Paredes, Díaz Herrera y Noriega.

Posteriormente, en el período postinvasión, el proyecto de justicia social y equidad torrijista devino en capitalismo salvaje o neoliberalismo en la esfera económica; y en las prácticas de clientelismo político, cohecho y la “opción preferencial” por la oligarquía, de la alta dirigencia del PRD en la praxis política.

Sin embargo, no cabe la menor duda de que la inmensa mayoría de los panameños, incluyendo los prosélitos del PRD, aspira a que el crecimiento económico que vive el país, 8.3% en los últimos cinco años, se traduzca en mayor equidad para el 16.6% o 508 mil panameños que viven en extrema pobreza y el 26% de pobres.

Para las más de 200 mil familias que carecen de vivienda propia y el millón de trabajadores necesitados de un aumento general de salario a objeto de disfrutar de una vida digna y “decente”. Para los 700 mil panameños del área metropolitana que no cuentan con un medio de transporte colectivo y selectivo “seguro y confiable”; los 3 millones y medio de panameños que sobrellevan la inseguridad pública y un tercio de la población que no posee hoy día el dinero necesario para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Pero, ¿cómo ha respondido la mal denominada “clase política” postinvasión, incluyendo los dos gobiernos PRD, a estas injustas e inhumanas carencias de las mayorías nacionales? Sencillamente las ha ignorado y en el mejor de los casos ha recurrido al “pan para hoy y hambre para mañana” y circo político; en dos palabras: con clientelismo político y corrupción.

De modo que nada nos dice la frase cliché de construir un “nuevo Panamá” del candidato presidencial del PRD, si no está acompañada del irrenunciable compromiso político de transformar las estructuras institucionales del Estado panameño mediante la convocatoria de una asamblea nacional constituyente paralela. ¡Así de sencilla es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código