VOCACIÓN REAL

Cuando la carrera docente es un honor: Marisol J. Rodríguez F.

“Gloria al ser abnegado que cuida con amor de la patria, salud, al que pone la luz de la vida en el alma de la juventud”...

En estos tiempos en que se cuestiona la calidad de la educación y la vocación docente, es importante voltear nuestra mirada objetiva hacia aquellos maestros consagrados que trabajan con ánimo, esfuerzo y deseos de hacer la diferencia sin importar las dificultades de acceso a sus escuelas, las carencias de recursos y otras situaciones que dificultan el proceso de enseñanza-aprendizaje; tal es el caso de muchos docentes que laboran en el área de la comarca Ngäbe-Buglé, distrito de Ñurum y otros lugares de difícil acceso en nuestro país.

Los docentes de áreas de difícil acceso, entre ellos los de áreas comarcales, disponen su servicio en pro de la educación panameña apostando al logro de objetivos claros que permitan a los niños más humildes de nuestro país, alcanzar la meta de mejorar la calidad de vida dentro de cada una de sus comunidades y hasta llegar a triunfar como profesionales en cualquier ámbito laboral.

Entonces, ¿cómo podemos criticar la educación y el desempeño docente, si no hacemos nada para comprender a profundidad la epistemología, filosofía y los retos que enfrenta la educación panameña, la formación docente y la práctica pedagógica a fin de mejorar la calidad de los aprendizajes?

Evitemos generalizar y ser tan ligeros en nuestras apreciaciones respecto al desempeño docente; en su lugar, apoyemos como sociedad todos y cada uno de los esfuerzos que se realizan para mejorar la calidad de la educación panameña. Ya es hora de involucrarnos positivamente en la transformación educativa, de que valoremos al docente que trabaja con y para la comunidad, al que se esmera por ofrecer una educación que permita a los niños el desarrollo de sus capacidades y la convivencia social en una cultura de paz.

Felicitamos a los docentes que cumplen con honor el deber que se les ha encomendado y que sin duda tienen su mayor recompensa con la gracia de Dios y el fruto de su trabajo: un ser competente, formado integralmente para el bien de la sociedad.

“Maestro, he aquí la mayor alegría: Dios ha puesto en tus manos el futuro del mundo”. Decalogus Magistri de Gabriela Mistral.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código