Venezuela

El caudillo...: Hipólito Arroyave

No quiero entrar, en este artículo, a discutir sobre ideologías socialista contra capitalista, y menos sobre los defectos de Hugo Chávez. De eso le tocaría hablar al pueblo venezolano, que lo conoció y vivió, en carne propia, su forma de gobernar y de llevar las riendas de ese país por 14 años. La historia nos ha dado varios ejemplos de personajes vivaces, carismáticos y otros, oscuros, pero todos con una virtud especial: el don de la elocuencia.

Algunos llevaron a sus países a la guerra y al desastre; a masacrar a otros pueblos o etnias, y hubo muchos que lograron sacarlos de la pobreza y convertirlos en paraísos económicos. Tiempos atrás, Hitler y Mussolini, o más recientemente el mismo Barack Obama, al igual que Hugo Chávez, son ejemplos de líderes con una prodigiosa retórica. La agilidad de pensamiento, de transmitir sus palabras e ideas y, principalmente, su poder de convencimiento entre las masas los colocó como caudillos en sus respectivas épocas.

Esta facilidad de vender su ideología fue lo que hizo exitoso a Chávez, quien además de buen orador era también chistoso, como cuando llamó “diablo” a George Bush en la ONU. Yo tenía mis dudas sobre su popularidad, antes de la última elección para Presidente en Venezuela, sin embargo después de ganar por casi 10% de diferencia de su adversario Capriles y ahora, después de su muerte, al ver las multitudinarias muestras de dolor de sus seguidores, no me queda la menor duda de su gran aceptación popular.

Aquellos que lo querían negar han quedado opacados por la gran reacción pública en ese país sudamericano. Es interesante la historia de Chávez, desde cómo gobernó y fue reelegido en varias ocasiones, hasta cómo tomó un país capitalista y lo llevó a transformarse en un sistema de gobierno socialista. Su llamada revolución bolivariana y socialismo del siglo XXI puede no ser perfecta, pero al igual todos sabemos que el capitalismo de Estados Unidos tampoco lo ha sido.

Yo más bien creo en que debe existir una armoniosa tolerancia o mezcla de estas tendencias para poder gobernar un país. Una ideología sola, como ya hemos visto a través de la historia, no ha logrado ser la receta mágica para resolver el problema de los pueblos de este planeta.

Chávez era muy astuto, tal era su deseo de que su legado continuara, que sabiendo que la última intervención era muy riesgosa y de que sus posibilidades de sobrevivir eran escasas, hizo una última rueda de prensa y delante de las cámaras de televisión le solicita a ese pueblo que lo eligió, que en caso de quedar inhabilitado, escojan en la próxima contienda a Nicolás Maduro como su sucesor. Ante la trágica muerte de Chávez, y para confirmar su popularidad, no dudo que Maduro se convierta en el próximo Presidente de Venezuela. La historia prueba, una vez más, cómo un solo hombre logra mediante una labor de convencimiento de 14 años, cambiar el estilo de vida de un país completo, llevándolo de una ideología a otra distinta.

Será, al igual que otros líderes de izquierda (Lenin, Mao) embalsamado para que sus seguidores “no pierdan el rumbo”, y su momia se convertirá en otra atracción turística más de la capital venezolana (dos pájaros de un solo tiro).

Finalmente dos preguntas: ¿Quién va a cambiar la política de Venezuela? ¿Cuándo volverá el capitalismo a ese país? Eso solo ocurrirá cuando aparezca otro caudillo que pueda convencer nuevamente al pueblo de cambiar el esquema.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código