INDIGNACIÓN

Para caudillo, mi abuelo: Carmina Porras de Alemán

Con asombro, molestia y mucha tristeza, por varios días, escuché declaraciones y leí escritos de altos personeros del actual gobierno quienes, públicamente, señalaban que el Presidente de la República está a la altura del Dr. Belisario Porras. Eso me obligó a hacer esta manifestación de indignación, al sentirme ofendida e irrespetada, como nieta del Dr. Belisario Porras y como panameña. No acepto las aseveraciones emitidas y mucho menos las del mandatario (La Prensa, 18/7/2011), quien durante la inauguración de carreteras en Las Tablas, El Uverito y Mensabé, se puso a la altura de mi abuelo.

El Dr. Belisario Porras fue un hombre ejemplar. Ocupó, en tres períodos distintos, la primera magistratura del país, dejando la huella luminosa de su honradez y su acendrado patriotismo. Se desempeñó, además, como delegado de Panamá en la Segunda Conferencia de Paz de La Haya (1907); ministro residente en Brasil y delegado a la Junta de Jurisconsultos de Río de Janeiro (1908); ministro residente y, luego, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en Costa Rica (1909); delegado al IV Congreso Panamericano en Buenos Aires (1910); enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en Estados Unidos de Norte América y Cuba (1911-1916); miembro de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya (1911); delegado del Segundo Congreso Jurídico de La Habana (1917); nombrado por un nuevo período de seis años como miembro de la Corte Permanente de Arbitraje en La Haya (1917); enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en Inglaterra, Francia e Italia (1925-1932); y delegado de Panamá a la Asamblea de la Sociedad de Naciones (1933-1934 y 1938).

Era un orador y escritor brillante, jurisconsulto, político, guerrero, profesor, estadista, periodista, sociólogo, pensador. Vivió para la nacionalidad. Y en su biografía, escrita por Manuel Octavio Sisnett, él decía que Belisario Porras “vivió al borde de un mundo que cambiaba”.

Rafael Moscote señaló: “No hay aspecto de la vida panameña, tanto en los psíquico como en lo material, que no esté vinculado a la gestión gubernamental realizada por el doctor Porras, construcción de carreteras, de hospitales, de instituciones educativas y la reglamentación de la vida civil, la modernización del Estado panameño”.

Mucho se ha escrito sobre su vida. Mi abuelo fue un hombre integral y nadie, pero nadie podrá regateárselo, mucho menos compararse con él, porque fue el arquitecto de nuestra nación y pasó a la inmortalidad como quería.

Termino con unos versos de homenaje a este ilustre ciudadano escritos por nuestro máximo poeta, Ricardo Miró. “El bronce de los próceres que perpetuó la gloria de los que han sido foros ante la Humanidad, recogerá tu cuerpo y lo dará a la Historia para que sigas viaje a la inmortalidad”.

No hay comparaciones posibles con esta caudillo, mi abuelo, que es parte de nuestra historia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código