COMPROMISO

No hay cárcel ni certeza de castigo: Victoriano Rodríguez Santos

¿Cómo actuar en un sistema corroído por la corrupción, los malos manejos (leyes, fondos, tráfico de influencias, etc.), la indiferencia de quienes hacen las leyes y de los que deben hacerlas cumplir? ¿Cómo actuar ante la indiferencia de quienes son humillados, perseguidos, acosados y convertidos en personas vulnerables?

Prudencia, honestidad, conciencia, sensibilidad social y familia son factores que no pueden faltar en cualquier administrador público, sobre todo, en los que pretenden administrar la Procuraduría General de la Nación y la Contraloría General de la República. Idoneidad, capacidad, experiencia y vocación de servicio no pueden soslayarse.

Hasta ahora, el Ejecutivo le ha impuesto a la Asamblea Nacional el nombramiento del contralor general. Esta es la razón principal de que tenga injerencia directa en el quehacer de quien maneja la fiscalización del Estado.

Panamá, al igual que otros países subdesarrollados cuyos niveles de pobreza son inadmisibles, ha sido saqueado y sus sicarios se convierten en amos, dioses y agentes del ente Legislativo. Algo parecido a lo que, por desdicha, sucede en el Parlamento Centroamericano, donde muchos buscan no la inmunidad, sino la “impunidad”.

El país requiere de personas con sensibilidad social, pero comprometidas con la justicia y la equidad. Tanto el procurador general de la Nación, como el contralor general de la República, deben ser ciudadanos de honestidad comprobada, rectitud en el manejo de la cosa pública, experiencia en la institución que pretenden representar y con una vida familiar que sea un ejemplo.

Es imposible continuar actuando como en los circos. Los procesos administrativos electorales no determinan responsabilidades directas por el uso de los fondos públicos en las campañas políticas, y pudieran desviar los criterios a ver si la persona ganó o perdió la elección.

No hay juicios penales electorales ni cárcel ni certeza de castigo para los corruptos, solo queda el hambre, la miseria, el aumento de precios de los alimentos, de la electricidad, del transporte y del combustible.

Las investigaciones o demandas contra los corruptos se convierten en experiencias estresantes, desgastantes y asfixiantes. Se alinean las auditorías y las argucias legales en beneficio de los corruptos y malversadores de fondos públicos, siempre en contra del pueblo.

“Un pueblo que elige corruptos no es víctima, es cómplice”. Nos hemos convertido en perversos y deshumanizados padres. Vemos nuestro entorno económico, pero no el social, moral ni ético. Criamos a nuestros hijos solo como una boca que alimentar, pero poco nos preocupa su orientación, principios y valores.

La lucha por un mejor Panamá y contra la corrupción es un compromiso, por eso, se requiere de un contralor que trabaje de cara al pueblo y empiece su labor a lo interno de su institución. ¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código