EDUCACIÓN

Yo soy yo y mis circunstancias, y morimos ambos: Rita Arosemena Peretz

La realidad de los pueblos no es más que un reflejo de la educación de su gente. En América Latina, los altos índices de pobreza se vinculan con los bajos índices de escolaridad, y estos, a su vez, se relacionan directamente con políticas de Estado deficientes que afectan no solo la educación a nivel superior, sino primario y medio.

La educación que se imparte en América Latina presenta más de un punto ciego, empezando por la prevalencia de una ideología obsoleta (unidimensional) hasta la permanencia de sistemas educativos insanamente cerrados (nacionalistas por tradición sociopolítica), lo que priva a la región de beneficios con los que sí cuenta la Unión Europea a raíz de sus políticas comunitarias, favorables para el intercambio académico y profesional.

Estas barreras que impiden la accesibilidad a la información van de la mano de una disponibilidad escasa de redes de telecomunicación, producto tanto de la falta de profesionales especializados en el campo de las ciencias y las tecnologías (es que hace 500 años fuimos colonizados, violaron a nuestras mujeres y se robaron nuestro oro) como de la poca inversión estatal destinada al desarrollo de programas de innovación científica.

Puede decirse, por lo tanto, que la brecha abismal que separa a la región latinoamericana de las grandes potencias mundiales se debe a una maraña de malos hábitos (en gran parte, de origen sociocultural) que se entremezclan con pésimos mecanismos de gestión gubernamental y que son rematados con la desidia de la gente (no se lo tome usted personal, uno siempre puede desentenderse de la masa) para dar lugar a un círculo vicioso de costumbres involutivas.

¿La solución anhelada? El cambio. Ese exquisito traidor, bastardo, impostor.

La adaptación y el cambio son procesos tanto naturales como necesarios; un organismo vivo que se resiste a adaptarse y modificarse, eventualmente perece. El sistema educativo puede ser visto (de manera alegórica) como un organismo que, para sobrevivir, ha de leer e interpretar las señales del entorno para integrar una respuesta adaptativa, en este caso, la pertinencia social.

El sistema educativo no puede ser un organismo aislado, ni una muralla atrincherada, ni la Lolita de los focos de poder. Si el hombre es un “animal político”, las instituciones educativas son la antesala del senado.

Foucault decía que donde hay poder hay resistencia al poder; de igual forma, donde hay cambio hay resistencia al cambio, y es esto, en conjunto con el nacionalismo malsano, la cultura individualista, los conflictos Estado-universidad, las políticas reaccionarias y la conservación de planes de estudio arcaicos lo que impide el surgimiento de una plataforma educativa prospectiva, útil para la construcción de una región latinoamericana y del Caribe autosostenible y positivamente competitiva.

Por todo esto y más, y aprovechando las fechas: muy felices fiestas a todos, y encendamos en colectividad una velita para que nos caiga del cielo una nueva ideología que priorice el desarrollo de un modelo educativo progresista (de preferencia, laico, ya que estamos en eso) y pertinente, para deshacernos ya de ese cacharro que nos dejaron los bisabuelos y que a duras penas enciende.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código