COMPETENCIA CANALERA

´El cisne negro´ de Panamá: Eddie Tapiero

No se trata de una nueva especie de ave, sino de la alusión a un evento de actualidad enmarcado bajo la lupa de los estudios de Nassim Taleb en su libro El cisne negro.

En su escrito, Taleb muestra que la historia de la humanidad ha sido trazada por eventos de baja probabilidad, pero de mucho impacto, como el ascenso de Hitler, las caídas en los mercados bursátiles y los ataques terroristas de septiembre de 2001, entre otros. En todos estos casos, la probabilidad de ocurrencia del evento era considerada escasa, pero su impacto fue devastador.

En Panamá también hemos tenido cisnes negros, como la declaración de independencia y derechos humanos del pueblo indígena Tule, de San Blas y Darién, en el año 1925; el reemplazo del presidente Florencio Harmodio Arosemena en 1931, a raíz de la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929, y más recientemente el impacto del golpe de Estado del 11 de octubre de 1968, y el de las declaraciones de Roberto Díaz Herrera, en 1987, que impulsaron al movimiento civilista, la invasión norteamericana, etc.

Todos estos eventos tuvieron algo en común: nadie los previó y sus consecuencias fueron trascendentales.

Hoy día existe la posibilidad de la construcción de un canal por Nicaragua. Aunque mucha gente descarta la concretización de semejante obra, de construirse algo, podría tener un impacto significativo para nuestro máximo patrimonio nacional y, por ende, constituye un cisne negro.

El Canal de Panamá provee de aportes directos e indirectos al país y es la base principal de un conglomerado económico que ofrece oportunidades comparativas y competitivas al sector privado, que incrementan el empleo y el producto interno bruto del país. Los cálculos indican que, en conjunto, el conglomerado representa más del 25% del PIB del país.

Si ponemos a un lado la historia de proyectos fallidos en Nicaragua relacionados con la construcción de un canal, y nos enfocamos en acciones concretas, no cabe duda de que en estos momentos existe una probabilidad mayor a cero de que algo se construya en Nicaragua que pueda afectar al Canal y al conglomerado marítimo y logístico de Panamá.

El mes pasado, Nicaragua le otorgó a la empresa china de capital privado HKND Ltd. los derechos para construir un canal interoceánico y su respectivo conglomerado de transporte y logístico. La concesión exime a HKND del pago de impuestos, le da el derecho de expropiar las tierras necesarias para desarrollar estos proyectos, y establece un periodo de concesión de 50 años, prorrogable por 50 adicionales.

Así, no hace falta un análisis profundo para ver el riesgo: China tiene necesidades estratégicas y cuenta con los fondos para ejecutar un proyecto de dicha envergadura, así como el apoyo de Daniel Ortega y del gobierno sandinista. Paralelamente, la política estadounidense de intervención se ha moderado y es muy factible que diferentes intereses económicos se pudieran inclinar a promover esa ruta.

Por consiguiente, el reto hoy es de todos los panameños. Algo que afecte negativamente los tránsitos por el Canal de Panamá nos impactaría a todos, Gobierno, sector privado y sociedad civil, e invalidaría los esfuerzos por los cuales los panameños hemos luchado por tantos años, independientemente del partido político o posición social.

Cabe notar que la inconveniencia de que este reto se presente durante un período electoral incrementa aun más el riesgo, ya que una división política que retrase acciones redundaría en la pérdida de tiempo valioso para la protección de nuestro principal patrimonio nacional.

Una vez se inicie el proyecto por Nicaragua, es muy poco lo que Panamá puede hacer para evitar que se desarrolle, por lo que lo único que nos queda es “picar por delante” y fortalecer, en todo lo posible, la competitividad, mejorando la capacidad y calidad de nuestro conglomerado marítimo y logístico.

Ya la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha identificado algunas oportunidades concretas que ayudarían a mejorar la competitividad del conglomerado nacional, pero todavía falta mucho más que está fuera del alcance de la ACP. Además, hay que imprimirle sentido de urgencia al tema a fin de que se eleve en prioridad las inversiones que debe hacer el Estado para mejorarlo. Lo que no podemos hacer es asumir la posición de business as usual en momentos en que nuestro futuro y el de nuestros hijos está siendo amenazado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código