ENCARECIMIENTO Y DESIGUALDADES

¿Es barata la ciudad de Panamá?: Raúl Moreira Rivera

Recientemente la prestigiosa publicación inglesa The Economist reportó que la ciudad de Panamá es la octava más barata del mundo. Naturalmente, los defensores de la política económica actual no perdieron tiempo en señalar esto como un logro de su gestión; no obstante, ante la realidad que experimentan los panameños de a pie, nos preguntamos: ¿para quién es una ciudad barata?

Recuerdo que hace un tiempo nos quejábamos de lo cara que estaba la vida, aunque la inflación no superaba el 1.0%. En los últimos años, el extraordinario ritmo de crecimiento ha generado, a su vez, un importante alza en el índice de precios al consumidor (IPC), ocasionando un incremento, igualmente extraordinario, del nivel de precios. El IPC que en 2003 registraba apenas un 0.1%, alcanzó la cifra de 5.7%, en el 2012, mientras que en el 2011 registró 5.9%.

Este incremento sostenido del nivel de inflación ha generado, como respuesta inversa, una disminución igualmente sostenida del poder adquisitivo del dólar, de manera que esta moneda solo tiene un poder adquisitivo, hoy en día, de $0.70.

Si este crecimiento de la inflación es preocupante, resulta más grave saber que cuando se desagrega este índice entre enero de 2011 y enero de 2013, se muestra que el renglón de alimentos y bebidas, que es el que más impacta a los sectores de medianos y bajos ingresos, muestra un incremento superior al del IPC, de manera que mientras el índice creció en este período un 5.7%, los alimentos y bebidas subieron 7.0%.

Pero ¿por qué habría de preocuparnos semejante incremento de la inflación en nuestro país, si se supone que los niveles de crecimiento económico se debían traducir en un correspondiente aumento del bienestar económico de la población? Cuando se revisa la Encuesta de Niveles de Vida –que la Contraloría General de la República ha decidido no realizar– se observa que el 20% de la población de menor ingreso, que en el 2003 recibía el 5.44% del ingreso nacional, en el 2011 obtuvo apenas el 3.4%; mientras que el 20% de la población de mayores ingresos, que en el 2003 recibía el 47.3% del ingreso nacional, en el 2011 su porcentaje de apropiación aumentó al 53.6%.

En esta abismal diferencia entre los que más y menos reciben del ingreso total, es fácil determinar a quienes beneficia el crecimiento económico y quienes son los que pagan el costo de la inflación.

Ya está demostrado que vivir en la ciudad de Panamá, lejos de disminuir muestra una tendencia sostenida al encarecimiento, nos preguntamos, nuevamente, ¿para quién es barata la ciudad de Panamá?

Es indudable que los niveles de crecimiento experimentados y las políticas de atracción de inversiones extranjeras han ocasionado que muchas personas hayan encontrado aquí el lugar ideal para vivir. Sin embargo, ellos que están acostumbrados a pagar precios muy superiores en sus países a los que se pagan en el nuestro, son quienes estiman que esta es una ciudad barata. Es así que, por ejemplo, los jubilados estadounidenses acostumbrados a pagar costos de servicio de enfermería a $25.00 la hora, consideren maravilloso pagar, por ese mismo servicio, esa tarifa por día.

Esta inmigración también ha generado una presión importante sobre el nivel de precios en el negocio de bienes raíces. A pesar de que, en muchos casos, se incrementan los precios a niveles impagables para los nacionales, los inmigrantes los consideran bajos.

Como se ha demostrado, la ciudad de Panamá no es barata para el ciudadano panameño común y corriente. Él muchas veces, en procura de adquirir los alimentos que sus escuálidos ingresos le permitan comprar, se somete a condiciones indignantes en las llamadas Jumbo Ferias.

Así, concluimos que aquellos que se regocijan con el ranking de The Economist no tienen nada que celebrar, por el contrario, si tuvieran algo de consideración se preocuparían de tomar las medidas que garantizaran que la población panameña pueda vivir con las mínimas condiciones de dignidad humana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013