CONTROL

Un clan familiar para gobernar: Gil Moreno

La designación de la Sra. Marta Linares de Martinelli al cargo de candidata a la vicepresidencia de la República por el partido Cambio Democrático es interpretada por muchas personas como una especie de reelección disimulada del actual presidente de la República Ricardo Martinelli.

Todo esto nos hace pensar –en caso de que su partido gane– que al Sr. Presidente le quedarían dos opciones. La primera sería concederle a José Domingo Arias la Presidencia de la República de forma temporal –lo más seguro– o dejarlo finalizar su mandato. Como el mandatario es un hombre que no está seguro de nada (y quiere seguir mandado), colocó a su esposa en esa posición de candidata a la vicepresidencia, por lo que pueda suceder.

Ya en el poder, la permanencia de Arias en la Presidencia dependería de la disposición de la actual primera dama, para asumir el cargo –un potro muy difícil de lidiar– o del comportamiento de él en el cargo. Es decir, si sigue al pie de la letra los dictados del mandamás.

Todo eso me hace recordar los días no muy lejanos en que Martinelli le ofrecía la candidatura presidencial a su hermano y amigo –amigos como ese no los quiero– Juan Carlos Varela, quien se comió el cuento... y, también, a Guillermo Ferrufino, que en aquellos tiempos sonaba más que una maraca en baile. Primero, como candidato presidencial y, después, como aspirante a la Alcaldía capitalina. Y no le cumplió a ninguno de los dos.

Con todo este antecedente, no hay que ser muy listo para comprender que Arias, no sería realmente un Presidente, en el sentido estricto de la palabra, sino una especie títere de Martinelli, quien lo manejaría a su antojo. También podría darse el caso de que Arias, por cualquier capricho de su jefe sería removido, ya que como dueño y señor del partido gobernante Martinelli tendría en sus manos todos los poderes. De forma que Arias haría el triste papel de un presidente sin autonomía y sin poder de decisión, como “los presidentes de la dictadura”, que eran peleles y mandaderos de los militares.

Nadie debe dudar que si el partido gobernante gana las elecciones, Ricardo Martinelli Berrocal se convertiría, de hecho, en jefe del gobierno, con poderes absolutos.

Pero, volviendo al tema de la candidatura a la Vicepresidencia, muchos personajes importantes de la administración, y hasta de la empresa privada, se quedaron esperando a que los llamaran, pero sufrieron una gran decepción. Ya todo estaba hablado. Quizás quien sufrió el revés más grande fue el presidente del partido Molirena, Sergio González Ruiz, a quien personas muy allegadas al círculo de poder le habían advertido: “no te vistas que no vas, Martinelli no confía en nadie”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código