ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

SERVICIOS BÁSICOS

¿Qué clase de país?: I. Roberto Eisenmann, Jr.

¿Qué clase de país queremos los panameños? Tenemos un país que muestra un crecimiento económico envidiable (que todavía está por convertirse en desarrollo económico justo, pero hay tendencias positivas en este aspecto). Los panameños hemos demostrado que supimos blindar nuestro Canal de los vicios de la politiquería, y los hermanos canaleros han demostrado que no solo lo podemos manejar bien, sino mejor que lo que lo hizo el poder mundial.

El proyecto de expansión y su manejo nos puso en el mapa mundial de los inversionistas extranjeros. Este gobierno ha iniciado un exceso de obras viales y de transporte público que han empujado el crecimiento económico del país (y de los millonarios en busca de ser billonarios), pero ya muestra problemas de exceso de deuda y tirantez de liquidez que –de no inyectarle una dosis urgente de prudencia– podría llevarnos a una crisis muy pronto.

Pero (y dale con el bendito “pero”), a pesar de tantos positivos, hay cosas simplemente inaceptables que nos producen vergüenza nacional. Voy a tocar tan solo dos en este escrito.

¿Cómo es posible que un país que aspira a ser de primer mundo no haya podido resolver dos problemas fundamentales de salud pública que desmejoran nuestra calidad de vida?

1. La basura: estamos invirtiendo 2 mil millones en un moderno Metro, manejamos eficientemente la expansión del Canal (que vale 5 mil millones), pero aún no hemos podido armar un sistema eficiente para recoger la basura en la ciudad capital... ¡cuánta vergüenza! No podemos superar la cochinada, sometiendo a nuestra población a un riesgo diario de salud... ¿qué pasa? No es problema de dinero: al departamento de aseo le aumentamos el presupuesto violentamente. Es entonces un asunto de crasa ineptitud y/o de una actitud de “No me importa” por parte del gobernante y su equipo. La basura, Sr. Presidente... ¡la basura! Si quieren que “juntos haciendo un mejor Panamá” tenga un mínimo de credibilidad, ¡recojan la basura! No hoy, sino todos los días del año, todos los años.

2. El agua: Somos un país con un recurso hídrico privilegiado. Por eso –entre otras razones– el Canal está en Panamá. Hay agua de sobra y nuestro país se conocía por su magnífica calidad de agua potable, el único donde se podía tomar el agua de la pluma sin temor. Sin embargo, hoy más del 25% de la población no recibe agua las 24 horas del día, y si la recibe, la potabilidad de la misma es cuestionable. Estuve la semana pasada donde uno de mis médicos (que a esta edad son muchos) y me dijo que estaba muerto de cansancio, porque todo el país parecía estar enfermo del estómago. ¡Tiene que ser por el agua!

El Idaan es la entidad más ineficaz del Gobierno panameño desde hace décadas, principalmente porque es un basurero político lleno de botellas. Para acabar de reconclavar hace meses, por TV –en uno de sus arranques típicos–, el Presidente botó al director y a toda la junta directiva; sin embargo, siguen allí porque no les ha nombrado sus reemplazos. ¿Qué incentivo puede tener un ser humano bien intencionado para lograr algo positivo si está... pero no está?

Como institución, el Idaan, gracias en gran parte al CD, está colapsado y nadie hace nada por resolver la situación más crítica de la salud pública de los panameños.

Hay un interesantísimo artículo (La Prensa, 23 de marzo) de Tomás Bermúdez –representante del BID en Panamá– sobre el agua de Panamá, que ofrece el conocimiento de experiencias de solución (por ejemplo, en Cartagena, aquí cerquita), apoyo técnico y $230 millones para resolver y modernizar el sector agua. Lo único que falta es que el gobernante se interese y se comprometa.

Presidente: un par de obras de concreto menos... y resuelva el problema del agua. La ciudadanía no puede vivir sin agua potable; sí puede vivir con una calle menos. Elimine esta vergüenza nacional, si no “juntos haciendo un mejor Panamá” será otra mentira más.

Por más Metro que tengamos, nuestro Panamá no puede ser moderno si está lleno de basura y no tenemos agua (y cuando la tenemos vivimos enfermos porque no es potable).

Veamos si cumple con estas cosas realmente vitales en el año y medio que le falta, porque enterrados en basura y sin agua, todo lo demás vale muy poco.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código