POLÍTICA

Las componendas y los independientes: Juan Manuel Castulovich

En 2009, la alianza de Cambio Democrático, Panameñista, Unión Patriótica y Molirena derrotó a la del PRD y el Partido Popular. La primera se acabó cuando Martinelli destituyó a su vicepresidente de la Cancillería. Unión Patriótica desapareció dentro de Cambio Democrático y el Partido Popular se divorció del PRD. Y como Vanguardia Moral se extinguió, de los siete partidos que había, quedan cinco legalmente vigentes. Y casi quedan cuatro, si Cambio Democrático se hubiera engullido al Molirena.

Dos partidos ya tienen precandidatos: Navarro por el PRD y Varela por el Panameñista. Cambio Democrático, también tendrá, el que decida su jefe, y este sumará el apoyo, para sorpresa de nadie, del Molirena. En resumen, cuatro partidos aportarán tres candidatos; el quinto, el Popular, tiene dos opciones: correr solo, con el riesgo de extinguirse o aliarse con CD, con el PRD o el Panameñista, con el riesgo, aún más cierto, de desaparecer.

Los cinco partidos vigentes, con tres o cuatro candidatos, lucharán por el poder en 2014. Para las elecciones faltan 18 meses y bastante agua correrá bajo el puente, antes de que se pacten las alianzas electoreras. Sin embargo, por la intensa agitación de quienes, hasta ahora, manejan los partidos, pareciera que los comicios fueran mañana. Pero como no es así, hay espacio para especular un poco.

El PRD será, por adherentes, el partido con mayor membresía. Su estrategia es presentarse como la opción obligada para suceder al gobierno en turno, desgastado y acosado por sus promesas incumplidas. Como estima segura la derrota oficialista, al pueblo, así piensa el PRD, no le quedará sino votar por quienes se visten con la camiseta del cambio. No funcionará así, pero todavía quedan muchos ilusos en nuestra política.

El PRD no cuenta con aliados conocidos; y los 524 mil adherentes que ha sumado, para nada le aseguran la victoria. En las pasadas elecciones sus votos fueron 20% menos que sus adherentes y si su aliado de la pasada campaña, el Partido Popular, restableciera el matrimonio, su aporte le ayudaría menos que en 2009. En cuentas claras, el PRD tiene un techo de 450 mil votos; su esperanza es captar el voto independiente.

Se menciona una posible alianza PRD-Panameñista; pero no se entendería que después de su experiencia como compañeros de viaje de Cambio Democrático, estos volvieran a invertir su menguado caudal a cambio de una vicepresidencia. Su defunción política estaría decantada.

Los humanos, se dice, somos los únicos seres vivientes que tropezamos dos veces con la misma piedra. Por tanto, no afirmaré que en nuestra política algo es imposible. Nunca pensamos ver una alianza PRD-PDC, pero la hubo. Nunca pensamos ver al Partido Panameñista en papel de segundón, y lo vimos.

Recapitulando, las esperanzas perredistas, de ganar arropándose con la bandera del cambio, para capitalizar el desgaste oficial, no se materializarán. Cuando Martín Torrijos gobernaba, también crearon un partido paquidérmico, para proyectarlo como invencible; pero sus votos en 2009, fueron muchos menos que los inscritos.

En 2009, CD sextuplicó en votos a sus adherentes, pero convertido en otro megapartido, también experimentará el efecto de espiral invertida; es decir, obtendrá menos votos que sus actuales 482 mil adherentes. Martinelli ganó porque el pueblo estaba cansado del PRD y lo favorecieron los independientes, al igual que a Torrijos en la elección anterior. Pero de lo que todavía no se percatan los que pretender quedarse o los que pretenden volver, es de que la mayoría de los electores no inscrita en partidos, los independientes, ahora no cree en ninguno de los dos. Tanto el PRD como CD confían en que sus maquinarias partidarias, bien engrasadas con el dinero de los subsidios electorales, que nos quitan a todos, obligarán a los independientes a escoger entre las opciones que ellos ofrezcan y, por eso, se enzarzan en el ejercicio de siempre, de las componendas y las posibles alianzas, con todos los coqueteos y desamores con que inundan los medios de comunicación en una caricatura de las telenovelas pasionales de odios, traiciones y reconciliaciones.

Desde luego, están equivocados. La mayoría del pueblo, que es independiente, repudia que se queden los que están y, también, que vuelvan los que estuvieron, ahora vestidos con piel de ovejas. A Torrijos, vestido de niño bueno le funcionó; y también a Martinelli; pero esta vez será diferente. Los independientes, que somos más no volveremos a caer en su juego. Panamá se merece algo mejor. Los independientes podemos decidir que así sea. ¡Y lo haremos!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código