DEFECTOS Y VACÍOS LEGALES

La urgencia de una constituyente: José de las Mercedes González Cárdenas

La Constitución vigente es un inagotable manantial de inmunidades y un largo chorizo de privilegios, sazonados con atracos al muy mermado erario.

Demos como cierto que la carta magna –que desafortunadamente rige los destinos del país– ha sido decapitada, por padecer de “nacidos” purulentos, y cremada en el horno del desprecio –y justificado olvido–, y que de las cálidas cenizas, cual ave Fénix, surge como una que establece, sin ambages, que solo existe la inmunidad política.

También aceptamos que en la Constitución juvenil, que se supone ya tenemos, se establece taxativamente que si un granuja, amparado en su inmunidad, viola carnalmente a una menor de edad, la Procuraduría ordenará el arresto inmediato del violador, puesto que el delito cometido no es político, sino una vergonzosa degeneración social.

Si aceptamos que este delito ha acaecido realmente y que lo ha cometido un diputado, la Procuraduría no tiene por qué humillarse de rodillas ante la Asamblea Nacional rogando que le levante la inmunidad al degenerado violador, porque el miserable delincuente no tiene la sacrosanta inmunidad instituida en la Constitución, pero sí tiene un merecido descanso en una de las pulcras cárceles panameñas.

Es fácil colegir que el hecho que se comenta también es aplicable a la abigarrada caterva de funcionarios que se han autoclasificado como merecedores de la aureola de Don Bosco. A ellos, lo que realmente no se les puede negar son unas largas vacaciones en una paradisiaca alcoba de las modernas y muy aseadas cárceles panameñas, en amena camaradería con la calaña criminal que allí disfruta de merecido retiro.

Salgámonos por la tangente, puesto que solo así podremos estudiar un adefesio loado por la senil Constitución vigente. Estudiemos la deslucida investidura del diputado suplente a “honorable diputado” de la carnavalesca Asamblea Nacional.

En la Constitución ovada por el ave Fénix, el diputado titular al llamar al suplente para que ocupe su curul, debe hacerlo por un lapso de no menos de 15 días. ¿Por qué? Porque la mayoría de las veces el suplente al encaramarse en la curul se envanece, se le obnubila la mente y, por lo tanto, no estudia a conciencia, si es que estudia, el proyecto de ley al que le dará su voto.

A muchos diputados suplentes, lo mismo que a los titulares, no les importa un bledo si con su voto el país avanza hacia la perfección democrática o si esta resbala por una mojada pendiente o la zambulle en una mazmorra de la politiquería y, en esa pocilga, se desgañite gritando terroríficos lamentos en el lóbrego abismo.

Además de ser ridícula, es ofensiva la fatalista costumbre de cómo entra al recinto de la Cámara el suplente diputado. A él se le recibe como títere hazmerreír. Es incuestionable que esa fea costumbre degrada el acto, al poner al suplente a bailar al compás de los cacofónicos sonidos, guturalmente vociferados por el titular diputado titiritero.

La Constitución que desgraciadamente tenemos es una perversa alcahueta. ¿Por qué? Porque enaltece a todo funcionario bribón. ¿Cómo así? Pues si un funcionario roba, hurta o se apropia de un bien del Estado, la Constitución le permite y le insta a levantar vuelo y aterrizar en el alcahuete Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Es de suma obligatoriedad que en la Constitución que nos ha dado el ave Fénix esté inscrito, con tinta indeleble, que todo delito cometido por el desvergonzado político –robo, hurto o apropiación ilícita de un bien del Estado– jamás prescriba, aunque el Parlacen lo haya endiosado.

Mueve a eructar –por lo grotesco e irrespetuoso– ver cómo todos los expresidentes, excluyendo al excelentísimo Guillermo Endara, se cubren con una manta sucia que les presta el Parlacen, y que ni con mucho tapa su repugnante llaga espiritual. Luego regresan a la patria vilmente saqueada por ellos y caminan, impunemente, por las calles dejando ver su teratológica moral. Todo ello, gracias a una Constitución chocha e hipócrita y a la alcahueta Asamblea parlacina. Urge una constituyente, reelección presidencial y segunda vuelta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código