TRANSFORMACIÓN SOCIAL

El corrupto es impulsado por robar y robar: Geraldine Emiliani

Las actividades diarias del panameño están llenas de tensiones personales, familiares, de trabajo, falta de transporte y agua, y de un presupuesto familiar con sus presiones económicas, que le impide satisfacer necesidades prioritarias e inclusive costearse actividades sanas y placenteras sumamente necesarias para una mejor calidad de vida. La lista es interminable y agobiante.

Aunado a lo anterior, la vida del panameño también se ha convertido en una vertiginosa y agotadora carrera contra la corrupción y sus corruptos. Por donde se observe, analice y estudie, la corrupción y sus corruptos directos o cómplices generan repulsión y resentimiento en la población. La corrupción desprotege, afecta, arruina la vida de un pueblo y destroza familias. El corrupto es impulsado por robar y robar insaciablemente un dinero que no le pertenece. La corrupción duele en el alma, en el cuerpo y muerde por dentro.

Los avances tecnológicos como las redes sociales y medios de comunicación, en general, mantienen a una población al tanto de lo que sucede en nuestro país y el mundo, minuto a minuto, segundo a segundo, y la gente estáávida de información seria y veraz. El panameño está atento a todo lo que sucede y cómo sucede. La presión pública no se rinde. Está en todas partes. ¿Será que el panameño aprendió la lección de no quedarse callado?

En verdad, las redes sociales se hacen sentir ante lo deshonesto e indigno con expresiones manifiestas de enfado, ira, desilusión, algunos con términos sarcásticos e irrespetuosos y la mayoría bajo el anonimato, por temor a no querer revelar su identidad. He allí los guardianes del pueblo, los que vigilan, critican y condenan, incluso sin el respeto al debido proceso y a la presunción de inocencia. ¿Quién contra esto?

Las buenas noticias pasan inadvertidas y el sinfín de noticias nada agradables recorre la mente del usuario, causando molestias de incertidumbre, cansancio y fatiga. Ya nadie escapa ni está exento de los desaciertos e incongruencias que se cometen en una gestión gubernamental. Es por ello que se debe estar bajo vigilia permanente, evaluando cada paso de las autoridades.

Para no caer en manos del escarnio público, todo aquel que tiene un salario producto de nuestros impuestos debe tener presente que esos puestos o posiciones laborales son prestados, que no se piense que trabajar como servidor público es permanente y eterno. El esfuerzo, la honestidad y hacer el bien es lo que paga. Lo que no paga es la mediocridad, la prepotencia, la soberbia y creerse mejor que los demás cuando se tiene un puestecito de importancia.

Estamos en plena modernidad y con una economía envidiable, con problemas sin solucionar y otros fáciles de corregir; en fin, el actual gobernante tiene sobre sus hombros la responsabilidad de llevar adelante todo género de proyectos, con la habilidad de saber transmitir sus pensamientos. Es él quién va a la cabeza con su equipo de trabajo. Definitivamente, debe ir por delante y hacer gala de sensatez, voluntad, astucia e inteligencia sin engaños, sin ocultar nada. Su equipo de trabajo debe tener talento, habilidades y sentido común, con capacidad de trabajo y firmes decisiones e iniciativas certeras y a tiempo. También se espera que impere la justicia sin selectividad alguna, sin favoritismos y sin apadrinar a sinvergüenzas. En otras palabras, la comunidad espera que sus expectativas se consoliden en respuestas positivas a sus inquietudes apremiantes.

Esa es la tarea es de todos. Lo más importante es nuestra actitud y saber enfrentar las situaciones difíciles. Humanamente habrá que poner los medios necesarios para solucionar las cosas, reafirmar nuestro compromiso, realidades y participación ciudadana.

La ausencia de valores éticos empobrece en todos los sentidos. Es necesario un profundo proceso de transformación y educación generalizada en los diversos campos de la actividad humana. Lo primordial es ofrecer esperanza para el futuro que merezca la pena vivir incluso en las condiciones más difíciles, pero esta visión no llega a la puerta como un servicio a domicilio.

Es necesario encender las luces de la conciencia, la valentía, el empuje y el coraje. Esto implica elementos como el compromiso por una causa, la abnegación y el altruismo sin ánimo de lucro o beneficio. Es darse uno mismo con el interés de ayudar al prójimo. El principio de no hacer daño a otros es un criterio necesario, pero es preciso inculcar valores a la gente para que esta luego los defienda y se evite un proceso de decadencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código