DISCRIMINACIÓN LABORAL

El costo de una mala educación: Amarilis A. Montero G.

Es natural que un padre quiera lo mejor para sus hijos. Esto trae a mi mente la frase “Mi mejor herencia es tu educación”, que muchos padres han dicho a sus vástagos por generaciones. Con el sistema educativo que tenemos, ¿pueden los padres de familia de hoy asegurar que están dejando la mejor herencia?

El periodista español Ignacio Escolar plantea en su artículo La generación estafada (abril, 2011) que uno de cada 10 jóvenes españoles vive de la caridad familiar, en medio de una crisis financiera y desigualdades económicas. Más allá de un costo financiero, es una generación que pierde las esperanzas de un mejor porvenir.

No puedo alejar mis pensamientos de las recientes protestas de los estudiantes chilenos, que exigen una educación de calidad, accesible y económica. El pueblo chileno se encuentra con una educación cara, deficiente y detonante de revueltas juveniles.

¿Y qué sucede en Panamá? Se han creado incontables “mesas de diálogo” sobre la educación, que nunca llegan a ninguna conclusión ni entendimiento. A esto solo se le puede calificar como un atentado criminal al intelecto del recurso humano panameño. Un pueblo no pensante, sin preparación, sin esperanzas ni motivación por un mejor futuro resulta en una sociedad frustrada y resentida. En mi opinión, la educación pública de Panamá está como un pedazo de chatarra que tratan de componer con reparaciones superficiales llamadas “cambios curriculares” o “nuevo enfoque”. Pero, ¿qué se puede hacer ante los gremios de educadores, las escuelas en malas condiciones y un cuerpo docente cansado y abrumado por los problemas de su comunidad educativa? Los gremios docentes se suben al potro de la protesta y cabalgan con una tropa que busca asegurar sus conquistas gremiales. Los padres de familia y los estudiantes, simplemente, esperan en sus casas a ver qué pasa. Y así, entre huelgas, paros, marchas y protestas, el sector estudiantil y la sociedad en general paga las consecuencias de la mala educación. Ante esta realidad, ¿qué decide el padre de familia de clase media o alta? Si existen las escuelas privadas, hay que matricular a los niños y jóvenes allí. En las escuelas privadas no hay huelgas ni protestas ni días de clases perdidos que nunca se recuperan. Este es el escenario de un sistema educativo desigual que ahonda las diferencias entre la educación pública y privada. El hecho de que las escuelas privadas sean más caras, no asegura que sean infalibles; sin embargo, en la mayoría de los casos, las escuelas privadas parecen realizar un mejor trabajo a nivel formativo y educativo.

Por otro lado, el recurso humano que no tiene la oportunidad de aprender tecnología, idiomas ni utilizar la internet se encuentra con un mundo hostil y discriminatorio. Y aunque parezca inverosímil, tenemos egresados universitarios que no dominan ni la tecnología ni un idioma extranjero. ¿Cómo va a competir un “profesional” de nuestro país con otro que parece traer todas las habilidades y conocimientos requeridos de una universidad extranjera? Un egresado universitario que se encuentra con estas desventajas, encontrará serios obstáculos laborales. No es de extrañar que ahora se hable de “centros de capacitación” dentro de las empresas, porque las deficiencias de formación son muchas. Esto también es el resultado de una mala educación.

Pero, llenarse de títulos académicos tampoco es una garantía de éxito profesional. Hay gente que parece estar muy capacitada, en papel, pero no logra desempeñarse satisfactoriamente en el área laboral. Y son, precisamente, estas personas las que exigen, con razón, mejores salarios, debido al tiempo y dinero invertido en su educación. Sin embargo, no demuestran esas habilidades, una vez se encuentran con los problemas y conflictos propios de sus puestos de trabajo. ¿Es esto también un signo de mala educación?

El hecho de que nuestro sistema educativo sea deficiente, no nos exime de tratar de sacar lo mejor de cada uno para aprender. La mala educación se refleja en un nulo deseo de aprender. Demostrar una buena educación solo se logra con el empeño de adquirir conocimientos y ponerlos en práctica. El resto es la triste evidencia de una mala educación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código