DERECHO

La credibilidad del argumento jurídico: Hipolito Gill

Estamos interesados en este momento en abordar uno de los aspectos esenciales en el ejercicio de la profesión de abogado –aunque también puede presentarse en otras profesiones–, pero quizás en esta adquiere cierto grado de particularidad y complejidad, pues es una de las características que define la naturaleza de esta disciplina. Me refiero a los argumentos o a las tesis a las que acude el abogado al momento de enfrentar una determinada causa, o “simplemente”, cuando debe asesorar a quien demanda sus servicios profesionales.

Hemos aprendido en las facultades de Derecho un conjunto de teorías, principios y leyes que regulan o pretenden regular los problemas jurídicos que enfrenta el abogado ante los tribunales, autoridades administrativas o terceros, para dar a conocer procedimientos, razones y estrategias que ofrece el derecho para enfrentar un determinado problema.

El uso de argumentos es una característica connatural del derecho, pues desde siempre esta profesión se ha basado en ellos para convencer al juzgador –incluso a la contraparte– de su racionalidad y legalidad. Los abogados solo contamos con la palabra escrita o hablada y con la disposición que asuman los destinatarios de nuestras teorías, en cuanto a las razones que esgrimimos. En esto se basa, como sabemos, el derecho, si tenemos presente el principio de seguridad y certeza que orienta el ordenamiento jurídico.

El que algunos hayan pretendido entronizar el absurdo, lo irracional y, a veces, lamentablemente, lo arbitrario no desdice la naturaleza esencialmente argumentativa del derecho. Por ello, cada vez más, muchas personas están interesadas en conocer las interioridades de la ley y se registran como estudiantes en programas de formación y perfeccionamiento jurídico, que les permitan comprender sus propios problemas legales y profundizar en las decisiones que adoptan las autoridades encargadas de administrar la justicia.

El ejercicio de la abogacía supone asumir roles o papeles distintos e intereses contrapuestos. Esto ha sido denunciado como una de las crisis que se afrontan en la práctica; se sostiene que en el debate jurídico, una parte pierde y otra gana, y que al final el resultado no beneficia la convivencia social. Pero, se trata de un aspecto discutible y que no tiene que ver por sí mismo ni con el ejercicio del abogado ni con la propia naturaleza de la ciencia, por cuanto que los presupuestos de esta disciplina persiguen el logro de la convivencia social, con igualdad de oportunidades, transparencia y ecuanimidad, entre otros aspectos.

Si el debate se produce en un escenario en que cada parte pretende “imponer” sus argumentos, eso no desdice ni desnaturaliza el derecho, por el contrario –sin perjuicio de que se puedan arribar a acuerdos– no pueden abandonar el papel que les ha sido confiado, porque ello compromete su responsabilidad legal y ética.

Lo importante es el conocimiento y la solidez de los argumentos jurídicos sobre el caso debatido, para esto se ha de recurrir a la ley y a las evidencias que surgen del proceso. La parcialidad supone la esencia del rol que se desempeña y ello no demerita el argumento expuesto por el abogado y tampoco autoriza la incredulidad del tribunal, como se ha hecho saber.

La construcción de la justicia –o mejor aún de la decisión– se elabora con la participación de todos los sujetos e incluso de la ciudadanía. Es un triángulo de razones argumentativas dirigidas a convencer al juez, a la contraparte y a los ciudadanos. Todos los intervinientes en el debate tienen importancia, pero quizás sea el juez quien asume mayor responsabilidad, tanto jurídica como social.

La complejidad de la decisión, regida por la objetividad, imparcialidad y la prohibición de conceptos preconcebidos por parte de unos de sus protagonistas, se manifiesta cuando se señala que al adentrarnos en un proceso judicial, no nos hallamos en el mundo de las premisas incontestables, sino más bien en el reino de lo discutible que abre paso a la decisión final, es decir, a la elección de una entre las varias soluciones posibles, porque la sentencia no encierra nunca la justicia absoluta, sino –como con acierto subrayó Legaz y Lacambra es “un punto de vista sobre la justicia”.

El abogado no elabora un relato estrictamente descriptivo, aséptico y desinteresado. El abogado es un organizador de los hechos. Ni los ha producido ni los inventa. Los organiza y los coloca en la mejor disposición. Antepone el rotundamente favorable; posterga o mitiga el que no lo es tanto. Algo tiene que hacer con el que resulta adverso, porque ningún pleito es un recorrido sin obstáculos... Este es en definitiva la paradoja que encierra la justicia formal que deciden los tribunales, por lo menos en el área, de lo penal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código