TRATAMIENTO ADECUADO

Hacia una política criminológica integral: Alberto Valdés Tola

El crimen, entendido como todo fenómeno o hecho delictivo, cuyas consecuencias lamentables implican, además de una trasgresión al orden social establecido, la necesidad de un castigo ejemplar para el o los ofensores, es un mal universal, cuyos orígenes pueden rastrearse hasta la misma prehistoria. Posee diversas formas de manifestarse, violentas o no; y, sobre todo, tiende a aumentar y disminuir conforme al momento histórico en que se estudie.

En Panamá, la criminalidad parece encontrarse actualmente fuera de control, lo que no es una realidad ignorada para la opinión pública. Todos los días se perciben en los medios de comunicación de masas, escritos y televisivos, noticias e informes referente a alguna de las variantes expresivas del crimen. Ya sean casos de “femicidio”, pandillerismo, secuestros organizados, narcotráfico, homicidios espantosos o corrupción institucional, entre otros muchos ejemplos; se percibe, a nivel general, un deterioro sistemático y continuo de la seguridad ciudadana y de las instituciones constituidas para afrontar y prevenir este mal sociológico.

De esta manera, y a pesar del uso de herramientas tecnológicas como el pele police (por citar tan solo un ejemplo), la Policía Nacional y la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) no han podido responder a la demanda creciente del crimen en Panamá.

Por otra parte, y a un nivel más civil, los programas de vecinos vigilantes han demostrado ampliamente su ineficacia estructural y logística para evitar el crimen, al tiempo que los criminales han generado nuevas formas creativas y sofisticadas para delinquir y evitar ser arrestados.

Ahora bien, el problema social del crimen puede ser analizado desde dos puntos de vista. Uno plantea la necesidad de combatir el crimen mediante medidas punitivas extraordinarias, como la pena de muerte y la cadena perpetua; mientras que la segunda pretende controlar el crimen mediante la elaboración de una política criminológica acorde con las condiciones contextuales, socioeconómicas e históricas de nuestro país.

Esta política criminológica, además de los ejes transversales previamente mencionados, debe tener como base el respeto de los derechos humanos, lo que implica la extinción de estereotipos estigmatizados por razón de etnia o clase social. Debe combatir abiertamente la corrupción institucional que ha deslegitimado a sus funcionarios, además de su rol social: servir y proteger.

También, debe constituir una plataforma logística e integral que reúna a las organizaciones cívicas y sociales de la sociedad civil y a la empresa privada, con miras a realizar un trabajo preventivo en conjunto, en centros comerciales y recreativos, barriadas y comunidades, parques y áreas públicos, etc.

Por otra parte, esta política contra el crimen debe propiciar con ayuda del Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Educación programas de control social formales e informales para concienciar a la familia, al ciudadano común y a los estudiantes de todos los niveles, sobre las implicaciones legales y sociales de la delincuencia, al tiempo que se estructura una cultura de seguridad amigable para todos.

Además, esta normativa en materia criminal debe, en conjunto con el Sistema Penitenciario, salvaguardar los derechos humanos de los reos que habitan en las distintas cárceles del país, independientemente de su edad o sexo. Además, debe propiciar procesos de rehabilitación cimentados en referentes educativos y profesionales, lo cual implicaría posiblemente involucrar al Ifarhu, al Inadeh y a algunas universidades públicas y privadas.

Por último, y no menos importante, la política criminológica debe tener cierta injerencia en materia migratoria, sin incentivar por ello xenofobia de ningún tipo.

En síntesis, una política criminológica coherente con nuestra realidad actual debe tener como característica fundamental la integralidad y la coordinación de todos los agentes (actores) que conforman la sociedad. De no ser así, su capacidad para controlar el crimen seguirá siendo mínima.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código