ENTRE EXCESOS Y LECCIONES

De crisis, ´hermanos´ y caciques: Daniel R. Pichel

Varias cosas debemos haber aprendido del lío con los ngäbes. Después de los desagradables acontecimientos de la semana pasada, vale la pena hacer un balance. Veamos...

Los ngäbes... bastante bien. Sus protestas por el tema minero e hidroeléctrico demostraron ser legítimas. Que se puedan afectar sus tierras y sus recursos hídricos es natural que les genere incomodidad y preocupación. Si a lo largo de su historia han sido ignorados una y otra vez, y no se les ha tomado en cuenta para la toma de decisiones en los lugares donde viven, es lógico que, cuando quieren ser escuchados, opten por medidas de presión. Si bien su frustración es comprensible, hay que entender también que en Panamá nadie debe afectar a terceros para lograr sus objetivos. Si como habitantes de Panamá gozan de programas como la beca universal, la red de oportunidades o los 100 a los 70, igualmente deben cumplir las leyes como cualquier otro. No creo eso de “los verdaderos dueños de Panamá” en el siglo XXI, y menos en un país tan multicultural como el nuestro. Seguramente, un ngäbe que se apellida Rodríguez, a algún español tiene en el genoma. Por eso, la integración debe ser para lo bueno y lo malo.

El Gobierno... mal. Si bien las autoridades deben mantener el orden público y vigilar que no se violen derechos de nadie (entre ellos el derecho a libre circulación), esperar cuatro o cinco días, y reprimir a los indígenas, no tiene sentido. Encima, el suspender las comunicaciones sin una orden judicial no contribuye nada a la ya maltrecha institucionalidad de nuestro país. Creo que el Presidente debía haber dado un mensaje directo a la población en medio de una crisis de violencia como la que se vivió el domingo pasado. Su silencio dio pie a muchas conjeturas. En un ambiente donde dijera lo que dijera sería interpretado negativamente, puede que haya decidido quedarse callado y usar otros interlocutores, pero, su responsabilidad como mandatario hacía esperar una participación más directa en la solución del problema. Me pareció que el ministro Fábrega fue responsable y conciliador. En esas situaciones lo que menos se necesita es prepotencia y autoritarismo, como la de algunos voceros del Gobierno.

Los mediadores... muy bien. Mons. Lacunza fue clave para sentar civilizadamente a la mesa a ambas partes. Es la ventaja cuando se tienen personas respetables y respetadas. Curiosamente, las iglesias evangélicas, predominantes en las comarcas indígenas, no participaron activamente en las negociaciones. Esto sugiere que el liderazgo religioso, al menos en Panamá, sigue en manos de la Iglesia católica, a pesar de todos los escándalos y encubrimientos. Aunque, en este caso particular, posiblemente sea un tema de personas y no de instituciones. Sea como sea, el resultado fue positivo.

Los medios... muy mediocres. Por momentos, daba la impresión que más que informar, intentaban caldear los ánimos. En ese sentido, a mi modo de ver, Radio Panamá y su equipo, fueron de los más objetivos y profesionales en la presentación de los eventos que ocurrían en Chiriquí, sin caer en parcializaciones para uno u otro lado. Desgraciadamente, pareciera que algunos periodistas manejan agendas específicas. Esperemos a 2014, y veremos entonces quién buscaba algo y quién no.

Los políticos... como siempre, un asco. Pescaron todo lo que pudieron en río revuelto desde que comenzó la crisis. Como era de esperarse, desde el primer momento azuzaron la inconformidad de los ngäbes y descalificaron de cuajo cualquier medida que tomara el Gobierno. Algunos y algunas, que deben tener maestría en represión, daban náuseas oírlos hablar de “respetar los derechos humanos”. Incluso, algunos daban instrucciones precisas de cómo manejar la situación. Tristemente, no entienden que cuando tocan algo, simplemente lo pudren. Lo inaudito es oír a algunos politicuchos, hablando de “hermanos ngäbes” como si hubieran nacido en Veraguas.

Aunque, tampoco debe extrañarnos si hace un tiempo hablaban de “nosotros los del guetto” Solamente les falta decir “los amigos piedreros” o “mis paisanos” para referirse a la colonia china... Y encima, pretendían que los llamaran para “buscar una solución”. Si llevan meses echando leña al fuego, el colmo es pretender que los tomen en cuenta. En fin, una completa vergüenza que, a estas alturas, no se por qué me sorprende.

Lo mejor... la cacique Silvia Carrera (RAE define cacica como “la mujer del cacique”). Una mujer humilde, con escasa educación formal, pero con un definitivo liderazgo en su comunidad y una evidente claridad de pensamiento y expresión que demostró durante su intervención ante los diputados (que no estoy seguro la hayan entendido). En una cultura que creemos dominada por los hombres, se demostró que, aunque ellos caminen delante, son las mujeres quienes muchas veces toman las decisiones de la comunidad. La conocí personalmente recién fue elegida, y me da la impresión de que, dentro de esa imagen callada y poco comunicativa, hay una persona observadora y analítica que, sin duda, es una verdadera líder en su comunidad. Ojalá hubiera candidatos con esas características para 2014. Aunque, con lo que se ve en el horizonte, tengo pocas esperanzas. @drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código