EDUCACIÓN

De quién es la culpa...: Jenny Marcela Zapata Montoya

Al ser docente en un país pujante, lleno de virtudes, y que por ideologías, en ocasiones absurdas, no avanza al ritmo que podría, me encuentro con las contradicciones y los obstáculos comunes de no poder ver un cambio real en diferentes ámbitos, lo que es frustrante.

El sistema, subliminalmente, te va “obligando” de alguna manera a ceder y bajar un nivel de exigencia que no debe ser negociable; podemos adecuarnos, poco a poco, al tiempo en que vivimos, pero los valores y lo que estos conllevan no cambian; es igual en todos los idiomas y generaciones.

En el aula, es cierto que el docente es el que dicta los parámetros, pero ¿qué sucede si el clima institucional no es adecuado, no hay reconocimientos en ningún aspecto, no hay camaradería, no hay honestidad en cuanto a la promoción de un estudiante (donde un estudiante reprobado se convierte milagrosamente en un estudiante aplazado o, en el peor de los casos, aprobado)?

¿Qué sucede si el educador a cargo no es honesto, no es del área y/o simplemente se ufana de ser lo mejor de lo mejor, porque su índice de fracasos es bajo... y como no va ser esto así, si se la pasa dando puntos o maquillando notas, disfrazadas de oportunidades?

¿Qué sucede si detrás del estudiante hay un acudiente inconsciente, lleno de malos hábitos que considera que porque su hijo es de apellido X tienen que tratarlo diferente, o porque dice tener dinero? ... no aceptando el hecho de que el niño necesita, en ocasiones, reforzamiento de valores, presencia familiar y apoyo en lo académico.

Bueno... les diré lo que sucede, finalmente a quien van a juzgar y señalar como culpable antes, durante y después, es al educador sin tener en cuenta sus competencias o algo que se parezca... error garrafal.

Podríamos ver respuestas obvias... “cambia de empleo”, “lo botan y contratan uno que sirva, si no cambia”, “lo expulsan”... no es tan fácil.

Realmente, tenemos que trabajar en conjunto, como institución contribuir a un clima adecuado que responda a las necesidades de todos; como acudientes estar conscientes de que nuestro hijo, en ocasiones, no es el genio que quisiéramos; como educadores, a pesar de la infraestructura, salarios o nuestras propias falencias, tenemos que hacer que el aula sea permanente (adentro y afuera de las cuatro paredes), para proveerle herramientas óptimas para su desempeño en la sociedad; como ente regulador de la educación (llámese Ministerio, Gobierno o Asamblea, entre otros), dictar leyes cónsonas con las realidad del país, supervisar a cabalidad todas las instituciones educativas de manera constante, mejorar los salarios, apoyando así la problemática estudiantil y, finalmente, como sociedad, darle valor a la educación, pues depende de todos no permitir que la mediocridad sea parte de nuestra vida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código