DETERIORO EDUCATIVO

Todos somos culpables: Bogdan Kwiecinski

Con ocasión del inicio de un nuevo año escolar, expongo aquí algunos aspectos de la educación nacional, poco enfocados hasta ahora por la prensa y los medios televisivos, que impactan de manera negativa en los resultados de excelencia que el país requiere, veamos:

1. La evidente falta de orden y disciplina por parte de los estudiantes hacia los profesores, sobre todo a nivel medio y universitario. Esto se materializa, por ejemplo, mediante esos bochornosos eventos que propician los grupos de rebeldes escolares cada año.

2. El alto ausentismo, de 40% a nivel medio, y el alto porcentaje de fracasos a nivel universitario.

3. El 20% de las jóvenes de edad escolar están embarazadas, lo que influye en la pauperización del país.

4. La excesiva intromisión del Estado en la vida familiar. Esto le impide a los padres tener suficiente injerencia en la educación y en el comportamiento de sus hijos.

5. El ridículo papel que juegan muchos medios de comunicación y políticos al no llamar a las cosas por su nombre y trivializar los actos delectivos. Por ejemplo, utilizan el eufemismo de “amigos de lo ajeno” para referirse a los vulgares ladrones, y “trabajadoras sexuales”, en vez de prostitutas, entre otros.

A esto se suma el nefasto papel de las televisoras y su farándula, más los “espectáculos” que le ofrecen a los televidentes. Aparte de las telenovelas de mal gusto, glorifican la violencia y el vicio mediante la transmisión de series extranjeras que retratan la vida de Pablo Escobar y de otros capos del narcotráfico, mientras que la “producción nacional” glorifica las trifulcas de los barrios bajos y nos ofrece como lo mejor de la producción local la saga de los Durán o de Una maid en Paitilla. Y si el público desea algo más, no dudan en mostrar imágenes del reality show que protagonizan las figuras públicas que se insultan en el Palacio Legislativo (ver la reciente trifulca entre Zulay Rodríguez y Katleen Levy).

Se idiotiza el pueblo con “telebasura” y se le vulgariza con el lenguaje callejero, todo esto para subir el rating y aportar dinero a las compañas televisivas, a las que les importa un bledo el bienestar de nuestra juventud.

Gracias a estos antecedentes tenemos un aporte casi constante del 20%, año tras año, de ciudadanos que pasan a formar parte de la clase empobrecida.

Ante este negro panorama, ¿quién nos podrá ayudar? Seguramente, no lo hará la fantasía de transformación curricular, de la incompetente exministra de Educación, Lucy Molinar; ni se mejorará con la entrega de seudobecas escolares.

Este parece ser el único país en donde no hay fracasados ni reprobados, porque con unos cursillos de verano de pocas semanas de duración se arregla todo (en el papel).

En suma, considero que esta generación está perdida, y no la salvaremos con solo unos cursos de educación sexual, sino hasta que hayamos saneado en conjunto a nuestra sociedad. Así que, como vemos, por muchas razones no podemos tener una educación de calidad y cantidad igual para todos. Lo único que queda, en mi entendimiento, es comenzar con semillas de escuelas modelos que puedan replicarse a futuro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código