EL MANEJO DEL INAC

La cultura y la encrucijada nacional: Carlos Fong

El reintegro de María Eugenia Herrera, como directora del Instituto Nacional de Cultura (Inac), lleva una vez más al sector cultura a ser un tema de discusión, y nos obliga, como funcionarios y ciudadanos en un país democrático, a opinar. Los comentarios no se han hecho esperar y muchos hablan mal de Maruja, quien está en medio de los vaivenes de la política partidista. Pero, al margen de todo este escenario político, ¿qué es lo mejor para la cultura?

No se trata de defender a una persona, partido o ideología, se trata de defender los procesos culturales, de la desarticulación y la centralización del poder. La cultura necesita a gente idónea que trabaje al margen de las decisiones políticas. Se trata de potenciar los recursos humanos y sinérgicos indispensables para el desarrollo cultural. No somos subdesarrollados, porque no todos somos ricos; los somos porque no hemos aprendido que el desarrollo sostenible de la cultura a escala humana es nuestra mejor opción de cambio social.

Herrera no es una mujer política, es una artista. Del equipo del Presidente, es la que está más cerca del arte. Nuestra bailarina ha hecho un buen trabajo, que merece reconocerse, y demuestra que se ha esforzado por entender el sector. Con un equipo de gente pensante puede hacerlo mucho mejor. Independientemente de que tenemos derecho a practicar la política partidista o no, su trabajo fue reconocido, sin la ayuda de los políticos. Cada vez que hay cambios en una administración de cualquier institución, los nuevos funcionarios (políticos) llegan con un “librito nuevo”; descubriendo, según ellos, “anomalías”, y dando órdenes sin consideración con los funcionarios que tienen experiencia en determinada unidad. El Inac nunca se ha curado de esto y no es saludable para la gestión cultural, que requiere de articulación y descentralización. Herrera había logrado establecer un diálogo con distintos sectores de la cultura: artes escénicas, escritores, gestores y otros mediadores del proceso cultural. Ya existían convenios, acuerdos y proyectos.

No tenemos nada contra la señora Farank Levy. Ella ha mostrado siempre interés en el tema de la lectura y el trabajo con jóvenes en sectores de alto grado de vulnerabilidad; eso es bueno y lo reconocemos. Pero cuando uno de sus asesores habla con nosotros y no sabe dónde está el museo Reina Torres de Araúz ni que hay un museo antropológico, eso nos deja petrificados.

Ahora que Herrera regresa al Inac, sus principales adversarios y críticos serán los del partido arnulfista y, tal vez, algunos del PRD, como oposición (espero que no se sumen a la fila de insensatos) que tratarán de hablar de dignidad y lealtad. Queremos hablar de estas palabras que han ganado últimamente una representación simbólica muy fuerte en el imaginario del pueblo. Y lo vamos a hacer con estas preguntas: ¿Qué han hecho los políticos por la cultura de este país? ¿La educación y la cultura tienen algo que agradecerle a los políticos? En el contexto de la política partidista, ¿la dignidad y la lealtad tienen un significado existencial de parte de ellos que sirva de ejemplo a la familia panameña? Cada director o directora del Inac, de este tiempo y de los que vendrán, le debe lealtad a la cultura, no a la política. Reconocer la encrucijada en la que está la cultura y la educación y trabajar por reconstruir el tejido social es ser leal a la patria. Tener coraje para regresar y levantar la casa es tener dignidad. En los tres años que quedan de gestión lo que debe hacer la directora del Inac es caminar con la gente que sabe y ama a este país. Debe trabajar en un plan estratégico de acción por la cultura. Articular al sector no es fácil y es una tarea que debe ser apoyada por todos los mediadores de la cultura. De lo contrario, la política gobernará en los pasillos del Inac para siempre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829