TEMA AMBIENTAL

Un debate que nos dejó verdes: Rafael Negret

Cuando los líderes primitivos -sabios chamanes- observaron la exuberancia de los bosques, ríos, suelos, mares, mariposas, peces y aves, concordaron en llamar a estas tierras Panamá. En el reciente debate presidencial celebrado en la Universidad, con la participación del Consejo de Rectores del país, la Asociación de Universidades Privadas, la Comisión de Justicia y Paz, la Alianza Ciudadana Pro Justicia, dos moderadores de la prensa, cinco notables con preguntas, un prelado de la Iglesia católica y siete candidatos a la Presidencia, no se escuchó hablar de medio ambiente ni de ecología.

Y no nos referimos a la ecología como ciencia de la preservación, el romanticismo y el ensueño, ni siquiera a los principios éticos que exigen el respeto a la vida como producto de los orígenes creadores de todos nosotros, de la belleza, misterios y milagros del mundo natural que nos abriga. Nos referimos a la ciencia de la ecología como instrumento de planificación y desarrollo sostenible tan debatido en conferencias de las Naciones Unidas, convenciones, protocolos y tratados internacionales firmados por Panamá.

Observamos de reojo a tantas personalidades de organismos internacionales y embajadores allí presentes, inermes, que se mordían la lengua, embutidos nerviosos en sus sillas. El horror del cambio climático es el mayor desastre de toda la historia de la humanidad y el primero ocasionado en escala planetaria por el ser humano. Y Panamá sin agua, árido y sin bosques tendría que transformar el Canal en otra autopista a Colón... Pero no hubo espacio para pensar en cuestiones ambientales en ninguno de los cuatro temas de las preguntas: seguridad y soberanía alimentaria, seguridad ciudadana, institucionalidad democrática y educación. El manejo del medio ambiente implica seguridad y soberanía alimentaria. Es protección de los suelos y el agua; evitar el consumo indiscriminado de insecticidas e ingresar al valioso mercado, justo en lo social y lo ambiental, de los productos libres de contaminantes y agrotóxicos. El problema del productor del campo panameño no es los intermediarios ni el mercadeo, es poder producir y sobrevivir.

Soberanía alimentaria es proteger el mar territorial del saqueo. Seguridad ciudadana también es construir rellenos sanitarios, disponibilidad de agua potable, transporte público digno y calidad de vida. No solo policías. Institucionalidad democrática al lado de políticas públicas, normatividad, visión de futuro y contemporaneidad son principios necesarios para la búsqueda de un nuevo modelo de desarrollo que se aparte de la insustentabilidad devastadora, injusta, degradante.

Es necesario incorporar en la educación escolar y universitaria el desarrollo sostenible como propuesta política, y respuesta del pensamiento y la ciencia contemporánea al caos generalizado que caracteriza a la sociedad de consumo, a los modelos convencionales de desarrollo. Hay que reivindicar los derechos y valores humanos enaltecidos por la justicia; las relaciones entre los hombres y la naturaleza, y la interiorización política de la ecología en los gobiernos, para tener nuevas perspectivas de gobernabilidad y progreso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código