ISRAEL

En defensa del derecho de vivir en paz: Alexander Galilee

Proteger a sus ciudadanos de todo ataque que atente contra el derecho a la vida es una obligación de los Gobiernos, sin importar el país que sea. Sin embargo, hay quienes pretenden que este principio no sea aplicable en favor de los niños, jóvenes, adultos y ancianos que viven en Israel, quienes diariamente son atacados con misiles desde la franja de Gaza.

Israel salió de Gaza en agosto de 2005, dejando el control total del territorio a los palestinos. Luego de elecciones, estos sufrieron un golpe perpetrado por la organización terrorista Hamas que asesinó a sus representantes elegidos, acabando con la democracia.

Desde entonces, Hamas no escatima esfuerzos en dejar muy clara su ideología, cuyo objetivo es la destrucción del Estado de Israel. Para esta organización terrorista, cada ciudadano israelí es un objetivo legítimo para sus ataques con misiles, morteros, cohetes, ataques suicidas con bombas, asesinatos y secuestros.

El 12 de junio pasado, Hamas celebraba en Gaza el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes inocentes. Al momento del secuestro, uno de ellos trató de alertar a la Policía y dejó su teléfono abierto, el cual grabó el momento en que los asesinos cantaban de alegría, luego de cometer el horrendo crimen. Es escalofriante escuchar esta grabación y percibir la maldad y la falta de humanidad con que cometieron este vil acto.

Paralelamente, iniciaron ataques contra las poblaciones israelíes, que se fueron intensificando a pesar de los reiterados esfuerzos de Israel por restaurar la calma. Las respuestas a los llamados de diálogo y contención aparecieron en forma de misiles, dispuestos a impactar contra cualquier objetivo en Israel sin discriminación.

Hasta hoy, los ataques han alcanzado casi todas las ciudades de Israel, incluyendo sitios santos para cristianos, judíos y musulmanes, además de hospitales y escuelas. Su matanza es tan indiscriminada, que misiles y cohetes han sido dirigidos a las ciudades palestinas de Hebrón y Belén, demostrando con ello que ni siquiera valoran la vida de sus hermanos árabes.

Para mí es impensable que mis amigos panameños pudieran vivir tranquilos si desde Taboga se lanzaran misiles contra la cinta costera, los edificios históricos y gubernamentales del Casco Antiguo, o peor aun, que terroristas desembarcaran en la avenida Balboa disparándole a civiles o que aviones no tripulados dispararan en calle 50 en horas de tráfico. Peor, que cada persona tuviera solamente 15 segundos para encontrar un refugio y que al Gobierno se le cuestionara su derecho de defender y proteger a los ciudadanos. Imagínese un escenario similar en todas las provincias del país. Ruego a Dios que esto nunca suceda en Panamá.

El martes 15 de julio, Israel, como muestra de su deseo de paz, aceptó un cese al fuego propuesto por Egipto, y Hamas lo rechazó.

La paz es posible, sin embargo, los extremistas de Gaza deben cambiar sus misiles y morteros por tractores y trabajar por la prosperidad y bienestar de su población, beneficiándose de la tecnología que podemos ofrecerle. Solo deben dar el paso de reconocer el derecho de Israel a existir como Estado judío, aprender a vivir en paz y enfocarse en el desarrollo social y económico de su pueblo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código