TRANSPORTE URBANO

En defensa de los ´taxis piratas´: John A. Bennett N.

¿Por qué llamarle “pirata” a quien busca como ganarse la vida, honestamente, mediante acuerdos voluntarios? La respuesta la encontraremos en la historia, cuando Panamá era la finca del rey de España, conocida como Castilla de Oro. En su finca, el rey produjo 21 páginas manuscritas en donde daba las instrucciones –ley– de cómo se conducirían los negocios en su finca. Por supuesto, que nadie podía montar negocios en la finca del rey, salvo mediante una “licencia”. Desde esa época, los panameños hemos mantenido el negocio de las licencias y cupos porque da buenos réditos; que nada tienen que ver con la seguridad o eficiencia de la actividad.

Cupo es lo que cabe; que en el caso de los taxis se supone que solo puede haber cierta cantidad y el Estado tiene que cuidar que quepan. ¿O quizás lo que cuidan es el precio de la coima por la obtención del cupo? Pero, en términos prácticos, ¿qué beneficio, ventaja o propósito tienen los cupos? ¿Acaso dan más seguridad al transporte? ¿Acaso lo facilitan? ¿Acaso no promueven una piratería oficial o, al menos, oficialmente tolerada?

¿Y por qué un panameño no tiene el derecho de ganarse la vida en el transporte, sin necesidad de un cupo que en realidad no cabe? ¿Qué sentido tiene el cupo, si no brinda mayor seguridad y lo que típicamente produce es una carestía en el servicio al consumidor? Si lo que buscamos es seguridad, para ello están las normas del tránsito y los policías, supuestamente, encargados de hacerlas valer. Desgraciadamente, consabido es que los revisados se compran igual que la evasión de las boletas. En síntesis, el sistema entero no funciona, porque está podrido.

Más aún, ni siquiera la licencia de conducir es necesaria. ¿Me pueden demostrar que la licencia de conducir hace más seguro el transporte? En el lugar de la licencia lo único que habría que exigir a quien conduce un auto es un seguro de responsabilidad civil; ya que a la larga el costo de los seguros para los malos conductores sería prohibitivo. Y quien compre un seguro ilegal, se las vería muy mal en la eventualidad de un siniestro; porque allí la ley sí debería ser severa.

Imagínense el ahorro en dinero y en engorro que lograríamos todos si no tenemos que ir cada tanto a pasar esos ridículos exámenes; mientras que las empresas de seguros sí que exigirían exámenes efectivos de pericia y de salud.

Y el otro aspecto fatal de la intromisión estatal en el sistema de transporte selectivo está en el “¿paónde va?”. Los que más sufren son los más humildes que no tienen para decirle, “te pago más”. Y es así porque al regular los precios, a los taxistas no les resultan rentables ciertas carreras; o algunas son más peligrosas. Este siempre es el resultado de los controles de precios, que terminan con un mercado negro, que bien conocen y toleran las autoridades. ¿No han visto ustedes la práctica discriminatoria de los taxistas?

Por otro lado, sin los cupos habría muchos más dispuestos al negocio, inclusive en esas áreas difíciles; ya que siempre estarán los del patio que sabrán y están dispuestos a operar en ese ambiente. Más aún, el servicio de transporte en los barrios periurbanos de la capital es sumamente deficiente debido a los “controles”; que si ello fuese dejado al ingenio del mismo pueblo, surgirían soluciones locales que hoy no visualizamos. De hecho, allí están y les llamamos “piratas”.

Lo peor que puede ocurrir en un sistema democrático es la prostitución de la ley; cuando esta se utiliza para fines aviesos y cuando se torna incumplible, ya que ello promoverá la desobediencia y por allí comienza la desintegración social. Los ejemplos de ello en nuestras leyes, comenzando por nuestra Constitución, abundan y explican gran parte de nuestros problemas económicos y sociales, tales como los de la “mala distribución de la riqueza”; ya que el instrumento de repartición por excelencia es el comercio bien llevado.

Si liberásemos el mercado de transporte, inicialmente se producirían desajustes, típicos de todo cambio y adaptación, pero las aguas buscarían su nivel y tendríamos mejor transporte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código