IRRESPONSABILIDAD PATERNA.

La delincuencia en Panamá

La delincuencia es un producto derivado de la sociedad y el delincuente es producto de la delincuencia porque no se fabrica, se crea por desapercibir la importancia de que hay que proporcionar al menor, el devenir cotidiano.

Cuando se arma a la Policía, la cual tiene como objetivo perseguir, capturar y reprimir al delincuente, se toman medidas efectivas, pero la Policía, así como no crea al delincuente en su actuar, tampoco puede disminuir la delincuencia, porque en la medida en que nuestra sociedad se caracteriza por lo que en realidad es, se refleja una irresponsabilidad paterna que da paso a prospectos delincuentes.

En la medida en que aumenta el número de niños en la calle, sin ninguna guía, en la medida en que la pobreza, la falta de orientación social como meta de sociedad está ausente; en esa misma medida la delincuencia va creciendo, pues es el producto directo de la falta de dirección hogareña hacia los renglones sociales; porque ser pobre no es sinónimo de delincuente.

Si todos los panameños y nuestros gobiernos no visualizamos lo serio y peligroso de esta situación, perderíamos nuestra razón como nación soberana.

En tal sentido, si el Gobierno no enrumba, además de tratar de dar un rumbo económico, un rumbo social, entonces tendremos que estar viendo siempre cómo conseguimos más dinero para tener más policías para reprimir delincuentes que nosotros mismos creamos en nuestra sociedad, no siendo ésta la solución a tan remarcado problema.

Creo que se debe reprimir al delincuente para que escarmiente, pero paralelo al orden preventivo que a su vez se transforma en los correctivos, medidas que, verdaderamente, como son a largo plazo, no tienen interés político inmediato porque se reflejan como asuntos de caridad y es así como se miran los anteproyectos de ley de orden social presentados ante la Asamblea Nacional.

La ley establece que los menores detenidos entran a un régimen de custodia, protección y educación. Letra muerta.

La aplicación de este precepto es imposible de implementar por el crecimiento acelerado de la delincuencia. Es necesario encontrar fórmulas para que disminuyan los antisociales para así quebrar la fábrica de delincuentes y que haya una oportunidad para que algún día podamos tener una sociedad sana.

La ineficiencia de los gobiernos de nuestro joven país para formular un plan a largo plazo del desarrollo humano, clave para despegar hacia un país de prosperidad económica, ha establecido la desconfianza en muchas personas que en cada torneo electoral se vuelcan a un voto castigo al gobierno de turno.

Este comportamiento normal de la sociedad persistirá hasta que algún gobierno dé muestras de responsabilidad, presentando un Plan de Desarrollo Humano que garantice la salud, la educación y la seguridad de todos los panameños con ausencia de personas desnutridas que mantienen la separación entre los que tienen y los que no tienen.

Esta zanja, desafortunadamente, se hace más profunda cada día. Los niños desnutridos jamás tendrán la oportunidad de llegar a tener un cerebro con capacidad plena de aprendizaje.

Son los primeros clientes de la fábrica de delincuentes que tiene nuestra sociedad.

En 1983 había en el país una sola banda juvenil, en 2006 existen 80 bandas organizadas producto de la sociedad. ¿Cuándo tendremos algún gobierno con capacidad estadística? Todos los sociólogos, representantes de la empresa privada, grupos obreros y docentes claman por un Plan Nacional de Desarrollo Humano.

No puede haber desarrollo económico, sin un desarrollo de los humanos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

01 Jul 2015

Primer premio

8 1 7 2

DBCD

Serie: 4 Folio: 6

2o premio

9694

3er premio

5016

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código