DEGRADACIÓN DEL AMBIENTE

El desarrollo depredador: Jaime Cheng Peñalba

Si una lección podemos sacar de la película Avatar es que el concepto desarrollista excluyente termina acabando con todo reducto de vida vegetal, animal y por ende humana. En Avatar, para poder frenar el apetito voraz de los “desarrollistas” se tuvo que cristalizar una alianza entre los nativos mayormente afectados, los científicos ambientalistas, militares desertores y todas las especies en peligro para contener a los caníbales pseudesarrollistas.

Recuerdo que en la década de 1970, el barrio de San Francisco de la Caleta, donde vivía en mis mocedades, era atravesado por varias quebradas de agua cristalina y con un contenido de vida acuática diversa. Uno de nuestros entretenimientos favoritos era, precisamente, bordear una de las quebradas y explorarla hasta el mínimo rincón. Gustábamos de levantar las piedras y ver cómo salían despavoridos enormes camarones y moluscos. Incluso había charcos donde se apreciaban peces de colores que asomaban a la superficie para alimentarse de las flores y pequeñas frutas de los árboles que los circundaban.

En la década de 1960, en lo que hoy es el centro de convenciones Atlapa, existió un balneario natural marino que servía para la recreación durante los fines de semana. Aledaño a este balneario, pululaban árboles frondosos que generaban una brisa refrescante en las horas de mucho calor. Un manglar con su riachuelo de agua dulce y millares de cangrejos brindaban un espectáculo digno de ser filmado, sobre todo en los meses de junio y julio cuando inauguraban sus ritos de apareamiento. Estos crustáceos no solo servían de fuente alimenticia para los vecinos de San Francisco, sino también para los moradores de Panamá Viejo, quienes vivían precisamente de la recolección de conchas y cangrejos.

Hoy día, con la llegada de grandes proyectos inmobiliarios y fastuosos hoteles, los manglares fueron arrasados de estos barrios costeros. Casi todas las quebradas fueron borradas del mapa. No sé qué tipo de tecnología utilizaron, pero lo cierto es que las desaparecieron por completo y la única que quedó intacta se fue convirtiendo en una verdadera cloaca donde no es posible ningún tipo de vida. ¿Qué se hicieron nuestros hermosos ríos citadinos? Parafraseando a Amelia Denis de Icaza, “Sus corrientes al tocarlas un ´empresario´ se secó”.

Qué tristeza que en Panamá no hayamos aprendido la lección que hace décadas el resto del mundo asimiló: si destruimos los bosques y el medio natural que nos rodea, más temprano que tarde pagaremos un alto precio por ello. La disminución de las lluvias, las réplicas sísmicas constantes y el enorme calor que padecemos cada año son los primeros indicadores de un apocalipsis ambiental que se aproxima.

Cuando se tomaron las medidas de ahorro energético producto de la falta de lluvias, muchos empresarios pegaron el grito al cielo por las pérdidas económicas que esto les ocasionaría. Realmente, no vi a ninguno invocar un mea culpa y llamar a una reflexión para que nos enrumbáramos hacia un nuevo concepto de desarrollo más sano y sostenible.

Los “pseudodesarrollistas” o desarrollistas depredadores tienen el mismo discurso que los retrata de cuerpo entero y los aglutina en una sola familia de modernos depredadores. Según ellos, los proyectos que construyen nos traerán beneficios a todos por igual, pero realmente los verdaderos beneficiados son ellos y sus cuentas bancarias.

Los villanos de esta nueva versión de Avatar han afilado sus dientes para caerles a las reservas indígenas y construir sus “proyectos hidroeléctricos personales”. Descubrieron que vender luz es una nueva forma de hacerse más ricos de forma meteórica y parecen decididos a llevar adelante sus intenciones, a sangre y fuego. Con la excusa de que quieren evitar nuevos apagones, esta mezcla híbrida de gobernantes empresarios está dispuesta a aniquilar el cauce y la vida de estos ríos y por ende matar de hambre a los campesinos e indígenas que históricamente han dependido de estos recursos naturales.

Por fortuna, al igual que en Avatar esta vez no comeremos del cuento y la alianza que se construye entre grupos autóctonos, campesinos, profesionales, científicos y gente de bien se hace más fuerte para enfrentar a estos enemigos de la naturaleza y destructores de la esperanza de miles de panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código