DESNACIONALIZACIÓN

El desmantelamiento de Panamá: Carlos Alberto De Gracia

Tuve la oportunidad de ver el documental Los Puños de una Nación, de la cineasta Pituka Ortega Heilbron en el festival internacional de Cine, que muestra la concatenación histórica entre los logros deportivos de Roberto Durán y la lucha por la soberanía nacional.

¿Qué ha pasado desde entonces? ¿Por qué estamos en un proceso de retroceso histórico en ese sentido?

A mi entender, existieron y existen varias razones históricas, sociológicas y políticas: El nacimiento de Panamá se dio por la confluencia de los intereses norteamericanos de construir un Canal por el istmo, para garantizar su expansión y desarrollo capitalista, con los de la oligarquía comercial, transitista de intramuros. Esto explica por qué empezamos mal como República mediatizada por la presencia norteamericana y la incapacidad de esa “tontita oligarquía” de llevar a cabo un proyecto de consolidación nacional, su parasitismo con los fondos públicos y debilidad frente al gran capital norteamericano.

La dolarización en 1904 contribuyó a ser factor importante de deformación de la sociedad panameña, las élites y la clase política, en la que, históricamente, sectores más progresistas e ilustrados de la sociedad panameña, como el movimiento Acción Comunal (1931), el movimiento estudiantil, el movimiento obrero y la pequeña burguesía liberal e intelectual abanderaban la lucha nacionalista.

Manuel Amador Guerrero, en 1906, Rodolfo Chiari, en 1925, sectores importantes de la ADO civilista, en diciembre de 1989, y Guillermo Endara, el 5 de diciembre de 1990, en cambio, pidieron la intervención norteamericana.

¿Qué sucede, entonces, cuando en un país con un enclave colonial en todo su corazón, deformado por una economía dolarizada y una élite mercantil y política no es capaz de lograr un verdadero proyecto nacional? Surgen, entonces, hombres como Belisario Porras, Arnulfo Arias, Omar Torrijos o Roberto Durán, que estuvieron por encima de sus circunstancias históricas.

De todo lo que se logró avanzar en la vida republicana hasta Omar Torrijos y después de la agresión norteamericana a Panamá en 1989, se ha entrado en un penoso proceso de desnacionalización y extranjerización exacerbada, en que se le otorga el control a sectores importantes de la economía panameña y se permite el abuso de las multinacionales, con la complicidad de la corrupta clase política y la implementación del capitalismo neoliberal, perverso y sin regulación.

Peor que en la época de los militares, han convertido a Panamá en una economía de servicios basada en el lavado de dinero, la evasión fiscal, el contrabando, el dominio corporativo y una sociedad con poca capacidad de organización, lo que nos está llevando a las mismas condiciones políticas y sociales de 1968.

Con todos los atropellos de la clase politiquera, sumado a todas las “martineladas” del actual gobierno, ya el pueblo y la sociedad no deben esperar otro Omar Torrijos o un Roberto Durán; ahora es todo un país el que debe organizarse y parar, de una vez por todas, esta orgía neoliberal que nos está llevando a la ruina y a una futura crisis socioeconómica, de consecuencias impredecibles, no sea que tengamos que decir, nuevamente: “El que quiera conocer a Panamá, que venga, porque se acaba”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código