CRISIS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

Del desorden al caos: Jorge J. Aparicio Romero

El nuevo sistema de transporte masivo de pasajeros que el Gobierno proyecta, con la intención de poner punto final al desorden que ha existido por muchos años en la ciudad capital, parece no estar dando los resultados esperados.

Hemos sido testigos del caos que viven los usuarios, luego de que la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre anunciara la extinción definitiva de los “diablos rojos”. Implementar de manera improvisada un sistema que según el Gobierno buscaba ponerle fin al relajo, se ha convertido en un bumerán que sigue generando conflictos.

Decir que el sistema funciona y que solo necesita tiempo, es ser irresponsable. Eso es lo que han dicho funcionarios del Gobierno y de la empresa Mi Bus, que no han hecho otra cosa que tratar de ocultar el sol con una mano. Esto significa que están jugando al método de ensayo y error, al realizar pruebas exploratorias de proyectos que a la larga no darán los resultados esperados.

Es inconcebible que, en pleno siglo XXI, se elijan para gobernar a candidatos cuyo único mérito es su popularidad, no su capacidad para dirigir el país. Necesitamos dirigentes que, al menos, den indicios de querer ser estadistas, que posean verdaderas capacidades para proponer proyectos de desarrollo y que no se presenten como los que estudiaron en Harvard y que, por ello, son los mejores.

Los que quieren más a los pajaritos, que mejor bailan el Gangnam style o los que prometen eliminar las letrinas, causan pena por sus actitudes y propuestas ridículas.

El deterioro del aparato público y las señales de corrupción se hacen cada vez más evidentes. Los horrores vividos por quienes tenemos que utilizar el transporte colectivo de pasajeros no podrán ser jamás comprendidos por personas que nacieron en la opulencia y a las que poco les interesa entenderlos y darles solución, como Gobierno.

La posición en que se encuentran los usuarios del servicio solo puede ser expuesta por quienes diariamente viven ese calvario; como bien lo expresara una usuaria, al ser entrevistada: “han querido implantar este sistema de Fidanque a Toledano”. Precisamente, ese es el modelo de Gobierno que utilizan los que hacen las cosas a su manera y no consultan, creando el caos que vivimos al ser empujados, asaltados, insultados y, además, tratados como el “ganado” cuando se sube al camión.

¿Es este el futuro que nos deparan? ¿Un futuro sin planificación, o será que tienen un plan B?

Lo cierto es que, tanto en este gobierno como en los anteriores, los proyectos se van “inventando” sobre la marcha, como en el caso de la educación, en la que se ve con mayor claridad el método de ensayo y error. A pesar de las inversiones multimillonarias, la educación sigue sin pie ni cabeza, porque no se trata de que el Estado sea paternalista al asumir ciertas responsabilidades, de lo que se trata es de que se desarrollen proyectos que sean evaluados de manera científica por quienes reúnan las competencias.

No podemos seguir jugando al “yo soy quien gobierna”; tenemos un país endeudado que ya comienza a dar síntomas de advertencia y a esto hay que prestarle atención. Esta nación no es la empresa privada de ningún rico empresario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458