PROMESAS INCUMPLIDAS

‘El pueblo después’: Juan Ramón Sevillano Callejas

Los eslóganes inventados por las publicitarias que manejan las campañas presidenciales están ideados para los tontos o ilusos que aún creen en los políticos. Lastimosamente, no puedo usar aquí el verdadero adjetivo que corresponde a esos ciudadanos que, cada cinco años, creen que las cosas cambiarán. Además, con eso de que hay que darle un año de gracia a todo nuevo gobierno, siempre se roban –por omisión– un año de nuestros impuestos. Tal como está, el sistema se ideó para mantener la desigualdad en todos los campos de la vida cotidiana y dudo que los intereses del pueblo primen sobre el de los grandes poderes económicos.

Veamos si este gobierno cumple con su frase: “El pueblo primero”, que es más bien lapidaria y actúa en su contra. En el caso del rechazo del pueblo ngäbe buglé a la terminación del proyecto Barro Blanco, primó el poder de una empresa de dudosa reputación y que ha sido sancionada por incumplir las normas ambientales.

En contraste, los edificios que albergan varias escuelas y colegios se caen por falta de mantenimiento y se retiene el pago que le corresponde a los maestros y profesores. No obstante, hay dinero para que la primera dama y el Presidente viajen a cada rato. Me imagino que querrán romper el récord del antecesor y del muñeco que paseaba.

En Colón, la Zona Libre enfrenta una espeluznante crisis, pero el presidente se pasea por esa provincia y entrega bonos de comida por armas a los maleantes, que son lobos disfrazados de corderos.

En Darién no se resuelven los litigios territoriales entre indígenas y colonos, pero el presidente se ofrece para mediar en el conflicto colombo-venezolano. No entiende que él está para ordenar la casa primero. Aún espera que lo inviten a este diálogo.

Eligió a la actual procuradora general de la Nación, sin consultarle a la ciudadanía, a pesar de haber prometido durante su campaña que lo haría consultando al “pueblo primero”.

A pesar de que los habitantes le exigen al ministro de Obras Públicas que repare las calles y avenidas, porque están llenas de huecos, el presidente piensa diferente a sus empleadores y ya tiene en mente un cuarto puente sobre el Canal y la ampliación del ensanche Arraiján–La Chorrera. ¿No conoce la palabra “prioridad”?

Además, “el pueblo primero” quiere que se permita la apertura del tramo del corredor norte que sale a Mañanitas.

Mientras el presidente permite que el director de la Caja de Seguro Social regale bolígrafos y material propagandístico con el nuevo eslogan de la institución, el “pueblo primero” reclama medicinas y médicos especialistas en el interior.

“El pueblo primero” espera que se impidan las importaciones que afectan al productor nacional, pero el presidente aún no firma la ley que modifica la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos. Será que los poderosos intereses económicos están primero.

Ahora vemos que se esfuma el presupuesto y que, al parecer, no alcanzará para cumplir con la promesa de cero letrinas y 100% agua potable, pero el presidente no confiesa su incapacidad en esta materia, como en otras tantas. Y aunque él sigue en campaña, con discursos de supuesto bonachón católico, hace rato quedó demostrado que el “pueblo va después”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código