DARIÉN HOY

Y después de este infierno...: Vicente Sidera

Darién no lo es. Lo era tantos, tantos, tantos años atrás, que los niños y niñas que acudían al rosario vespertino permutaban inocentemente el “después de este destierro” de la Salve, por el “después de este infierno”, en que entonces se sentían inmersos: sin carreteras, sin electricidad, con hambre, sin muñecas ni pelotas con qué travesear; mucho lodo, poco futuro.

Sus papás sí que se sentían en tierra extraña, lejos de su terruño pobre y querido de las provincias centrales. Desterrados, íngrimos, solo con la coa, el machete y la tea frente a una selva hostil, misteriosa y desafiante. Con mucha lluvia limpia y charcos sucios.

Campesinos con mentalidad de “potrero” y según el modelo de sus amos terratenientes de “allá” de donde procedían. Campesinos mayormente analfabetos, pero con la ilusión y con el empeño para que sus hijos asistieran a unas incipientes escuelas de tablas, de pencas y con piso de tierra; sin pizarrones, sin sillas y sin menaje.

Pregunté a un recién llegado por qué había venido a Darién, y me contestó: “Porque aquí, al menos, tenemos alguito para comer”.

Y me lo decía, pensativo, mientras contemplaba el picotear de unas gallinas y el hozar de un cerdito amarrado con un bejuco.

Campesinos con mente típicamente cuadrada, como para entender y asumir el modo de pensar y proceder, pausado, tranquilo, del indígena y del afro, poseedores respetuosos de una tierra virgen a la que estimaban porque les daba fertilidad y abundancia de cacería y de frutos. Ecologistas cien por cien. Conservadores de lo que eran sus “despensas” exuberantes: la selva, los ríos, los mares. Campesinos conceptuados por los nativos darienitas como invasores, explotadores, destructores de su hábitat, depredadores. Pretenciosos colonizadores como aquellos otros lejanos de los 500 años.

Eran los campesinos de cada día, con su arrocito, con el cafecito y con su menú de cada día. Repetitivo y aburrido. Solo y, ocasionalmente, acompañado con una presita de pollo, de machomonte o de monito asado. Un cierto infierno estomacal. Carentes de muchas cosas, pero, eso sí, atentos, hospitalarios, siempre cariñosos. Pobres, pero muy dignos en sus costumbres y sentimientos. Campesinos repetidores devotos del “lo que Dios quiera”, convencidos del “Diosito nos acompaña siempre”, o del “Dios aprieta, pero no ahoga”.

No merecían ese infierno. Como tampoco una existencia hosca, deplorable, atroz, insalubre. A ellos les sonaba a vacío y a música dormilona las expresiones como ilusas de gente que venía de la capital; les hablaban como de un privilegio el que vivieran en un infierno verde, en un paraíso ecológico, en una selva virgen y madre, en un excelente hábitat para multitud de seres vivientes, excepcionales y maravillosos; en una provincia riquísima en bosques, en productos marinos y con un subsuelo generoso en minerales como el oro amarillo y el oro negro...

Después de esta etapa “infernal”, se empezó a vislumbrar pronto un camino hacia una tierra nueva y un nuevo Darién. Una ruta larga, cansina, desafiante, con ilusión constante, con logros agridulces. Entre cizaña, malestares y contradicciones.

Primeramente, y como algo muy positivo, el logro de una interrelación y mutua aceptación entre los grupos humanos, sin mayores enfrentamientos ni displicencias étnicas y culturales. Una búsqueda heroica por mejorar viviendas, trochas, agua, escuelas, centros de salud e infraestructuras. El impacto social y la resonancia sensibilizadora y educativa de la emisora católica Voz sin fronteras en su labor de “abrir caminos y acortar distancias” en Darién. Y, a la par de ella, la presencia eficaz de los equipos misioneros del vicariato ubicados en zonas concretas. La gestión de entidades y grupos particulares como Pro Niños de Darién, Tierra Nueva, Cristo Sana, que a la par de otros atendía y sigue ocupándose eficientemente de la población, particularmente, infantil. Más tarde, llegaron iglesias, sectas y razas; la apertura de colegios y universidades; compañías madereras e inversionistas. La presencia y actuación de grupos pensantes, exigentes y organizados.

En definitiva, un Darién y comarcas con ritmo de futuro. Se percibe un mañana favorable y positivo, aunque también con presencia triste de nubarrones e interrogantes grises. Específicamente: ser ruta de trasiego de droga y de tráfico de personas; fugas hacia la capital en búsqueda de trabajo, alucinados por un estatus mejor de vida; sombras de inseguridad, de narcos y de guerrilleros; deforestación enervante, indignante, irritante, exasperante; presencia de inversionistas madereros que siguen devastando la tierra con sus maquinarias criminales y sembrando especies que depauperan la tierra, asfixian la ecología y desplazan los bosques tropicales.

Un Darién agotadoramente estudiado y planificado con respecto a otras provincias, pero con la menor aplicación de proyectos. Con gobiernos centrales que viran su rostro ante Darién, que no invierten concienzudamente en él proyectos viales y caminos de producción, que no se entusiasman por la ricura de una tierra de porvenir, con colosales reservas naturales y de un mañana privilegiado. ¿Un Darién celestial? ¡No! ¿Infernal? ¡Tampoco! Sí, un Darién de Dios, humano, en desarrollo permanente. Ancho, acogedor, generoso, abierto a lo grande y positivo. “Con mente abierta y corazón creyente” (Papa Francisco). Que reconozca y agradezca a Dios el que “haya cuidado de esta tierra y la haya enriquecido sin medida” (Salmo 64). Un Darién que no suene ya a sinónimo de inhóspito, inseguro, fatal, lejano, atrasado, infernal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código