DOS COMENTARIOS PUNTUALES

Los ´100 a los 70´ y la destitución de Cochez: Gil Moreno

El programa “100 a los 70” fue una promesa de campaña de Juan Carlos Varela. Ya otro candidato o candidata había ofrecido $160. Vemos que aquí en nuestro Panamá, le es muy fácil a los candidatos presidenciales ofrecer alegremente lo que no es de ellos. Yo no estoy en desacuerdo con que se conceda esa ayuda a las personas que al llegar a los 70 años no han logrado jubilarse; lo que veo mal es que esos fondos se le carguen directamente al contribuyente.

Los candidatos que hacen esas promesas electorales (de llegar al poder), deben buscar las partidas necesarias en otras fuentes, como en el impuesto de licores, cigarrillos, juegos de azar, etcétera. Llama poderosamente la atención que muchas personas a lo largo de su existencia se dedican a llevar una vida de excesos, libertinajes, y no pagan el seguro voluntario, pudiendo hacerlo. Por eso, cuando llegan a la vejez el Estado tiene que hacerse cargo de ellos, velando por su salud en los hospitales públicos y concediéndole pensiones que en realidad no se merecen.

Ahora que se acercan las elecciones, el presidente Ricardo Martinelli, irresponsablemente, promete aumentar estas pensiones, no porque tenga sensibilidad social, sino con fines políticos. Y eso no es correcto, porque aparte de que este aumento es una carga para el Estado, se ve que es una especie de “tiradera” (mala disposición, burla) que le hace a su adversario, Juan Carlos Varela, quien fue el creador de este programa.

Mi otro comentario es sobre la destitución de Guillermo Cochez, como embajador ante la OEA. Al respecto, la pregunta que muchos se hacen, es por qué si Cochez presentía que lo iban a remover del cargo, no renunció antes. Por qué esperar a que lo botaran sin ninguna consideración, y en una forma poco elegante, cuando el Presidente pudo solicitarle la renuncia.

Es posible que sus palabras en la sede del organismo regional “estamos en presencia de una democracia enferma”, en alusión al gobierno dictatorial de Hugo Chávez (bastante parecido al nuestro, en algunos aspectos), fue la gota que derramó el vaso. Lo que no se comprende es su silencio cómplice, durante todos estos años, ante los repetidos abusos de nuestros gobernantes.

¿Sería porque tenía la boca llena? No lo creo, Guillermo Cochez no necesitaba de ese puesto. Lo que sucede es que cuando a los hombres (salvo muy raras excepciones) los nombran en un alto cargo, olvidan que su principal compromiso es con el pueblo. Él, desde el lugar donde se encontraba, debió percibir, muy claramente, la gran descomposición y la fetidez que reinaba en las altas esferas de la administración, pero nunca dijo: “¡Fo, esto huele mal, me voy, yo no soporto esta hedentina”!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829