REFLEXIÓN

En el día del hombre: Robin Rovira Cedeño

Hace años, en una entrevista que le hicieron a Roxana Castrellón, ella dijo que admira a los hombres, porque tienen la enorme responsabilidad de levantar muchas cosas. Reflexioné en tales palabras y vino a mi mente un verso de Pablo Neruda en uno de sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada que dice: “Sucede que a veces me canso de ser hombre”. Sin ánimo de ser insidioso diré que por la responsabilidad que tenemos los hombres de levantar muchas cosas en este mundo, tal vez, algunos se cansan de ser hombres, como dijo Pablo Neruda.

Espero que no se me juzgue de petulante (soy un hombre felizmente casado desde hace 23 años), pero si se habla tanto de la igualdad de géneros, se glorifica el papel del sexo femenino con un “Día internacional de la mujer”, entonces, por qué no hay un “Día internacional del hombre”, como reconocimiento al sexo masculino responsable de tan fructuosa labor de levantar tantas cosas en este mundo; corriéndose el riesgo de que algunos o algunas puedan colegir o presuponer subliminalmente, inconscientemente o ingenuamente, con ello, que es más importante ser mujer que hombre.

Y es que hay verdades que no pueden ser soslayadas, porque resaltan ante nuestros ojos de una manera evidente, palpable o apodíctica, como lo es el hecho científico de que es necesario que haya una oposición en todas las cosas. Pero no me refiero a esa oposición como mera contraparte, sino a esa oposición como elemento que da equilibrio a la naturaleza. Razón por la que todo tiene su lado opuesto en el universo, para que haya un equilibrio. Así tenemos que existe, por ejemplo: bien y mal, izquierda y derecha, arriba y abajo, hombre y mujer, protones y electrones. Actualmente se habla, inclusive, de materia y antimateria. ¿No será por esta razón que la Biblia habla de que “ni el varón es sin la mujer ni la mujer sin el varón”?, porque sin la mujer, el hombre no podría tener equilibrio y viceversa.

Me han comentado de lugares en donde cada vez que nace una niña hacen fiesta o se celebra su nacimiento; pero cada vez que nace un niño hay luto. ¿Cómo no ha de existir desequilibrio, entonces, en un lugar o sociedad así? O ¿Cómo no han de existir conflictos de identidad sexual entre los varones de un lugar o sociedad así? Y pensar que luego le echamos la culpa a natura cuando no hemos sino condicionado la mente de las personas o de sociedades enteras, jugando de este modo; no a ser Dios precisamente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código