SIN LEY NI ORDEN

De diablos rojos a demonios verdes: Alcides Hernández

Los “demonios”, no solo verdes, se han tomado la vía España, ahora los vemos blancos, azules e incluso aquellos famosos buses amarillos de segunda, de algunas escuelas estadounidenses. Esta acción fue muy criticada en las administraciones anteriores y creo que fueron prohibidos para prestar servicio público.

Los demonios verdes vienen desde Tanara, Las Mañanitas y la 24 de Diciembre. Recién entró en servicio el Metro Bus, veíamos solo entre 6 y 7 de estos buses, hoy son más de 20 y campean en nuestras calles repitiendo las hazañas que hicieron famosos a sus predecesores: los conductores recogen y dejan pasajeros donde les da la gana, hacen carreras entre ellos y ya han causado accidentes lamentables.

Hay que verlos haciendo “piquera” en cualquier punto de la ruta cuando el bus va vacío, o se estacionan en cualquier lugar y hacen sonar ensordecedoras bocinas o los claxon para hacerle saber al usuario que ellos están allí esperándolos, mientras el ruido aturde a todo el que se encuentre 200 metros a la redonda.

Sin exagerar, me imagino que esa es la forma de trabajar en el área de donde provienen, pero en la ciudad esto es un crimen, pues ya es suficiente lidiar con el ruido diario.

Para colmo de males, algunos de estos armatostes vienen armados con troneras, y otros amplificaron el chillido de los frenos, y ya no saben qué hacer para inundar la ciudad con más de esto. Todavía no me explico quién o qué entidad les autoriza a operar de esta manera. En los noticieros he visto a los directores de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) cuando reportan los operativos, pero no atacan el verdadero problema.

No es necesario adquirir aparatos millonarios para medir el ruido, basta ubicarse en cualquier parada de la Vía España y escuchar estos armatostes. La ATTT o la Alcaldía deben tomar cartas en el asunto y poner orden a la actuación de estos transportistas. Solo con prohibir el escándalo del claxon o pito sería suficiente, para empezar.

Cualquiera que se encuentre por el área del Hospital San Fernando se puede dar cuenta de este escándalo, pues no respetan que esa es un área de hospitales, clínicas y consultorios, y para mayor desgracia hay 6 paradas en 200 metros.

El gran problema es que la ciudad carece de vigilantes de tránsito que obliguen a cumplir las leyes, y no es justo que estemos sometidos a estos vejámenes por la falta de la autoridad competente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código