APRENDIZAJE

La dimensión psicológica del juego: Iván Samaniego

Sea cual sea el origen de la Navidad, la tradición de regalar juguetes es una de sus características más importantes. La Navidad sin regalos no tendría igual sentido, pues ver la sonrisa de un niño mientras los abre no tiene precio. Todo ser humano atraviesa por esa etapa, unos con mayor opulencia, otros con menos, aun así el sentido es felicidad genuina, pues ya sea el juguete más sofisticado o el más simple, el verdadero valor lo fija la significación que el infante le atribuya.

¿Qué importancia tiene un juguete en el desarrollo psicológico de un niño (a)? Para el psicoanalista Donald Winnicott, por ejemplo, un osito de peluche puede representar lo que él llama el objeto transicional, que es la primera posesión del niño. Objeto inanimado que sirve de puente entre su mundo interno y externo, cuya ausencia y presencia él puede controlar, cosa que no pasa con la madre. El juguete le ayuda a manejar la ansiedad de la separación hasta cierto punto, porque suple la pérdida. De hecho, en los adultos mantener objetos de una persona fallecida permite manejar el duelo. Otra función es la de contener las emociones, positivas o negativas, pues ese objeto puede ser tanto amado como odiado, lo que explica por qué algunas muñecas terminan sin cabezas ni brazos.

En las últimas décadas la tecnología ha hecho que los juguetes pasen de pasivos a interactivos, no por eso dejan de construir el mundo imaginario del niño, aunque sí pueden modificar su interacción con otras personas. Por ejemplo, los juegos de mesa que promovían el intercambio entre niños y adultos o entre pares, son reemplazados por juegos de computador cuyo adversario es un software. Los juguetes también impactan en la diferencia de género, pues se acostumbra a regalar muñecas, bebés y cocinas a las niñas, y carritos, armas, robots, etc., a los niños. Así, la superioridad de las niñas en el desarrollo de habilidades lingüísticas respecto a los niños en edad escolar –sustentada por evidencia psicométrica– se podría relacionar a este tipo de juguetes. Algunas investigaciones apoyan la idea de que jugar con muñecas estimula las habilidades lingüísticas, pues implica replicar patrones de comportamiento sociolingüísticos entre madre e hijas y otras figuras, a diferencia de los niños, en cuya actividad lúdica predominan juegos menos verbales. En mi experiencia, observo cómo mi hija, de siete años, crea diálogos entre sus muñecas, a través de un monólogo autoestimulando su desarrollo verbal y la fantasía. Los psicólogos sabemos que la actividad lúdica cumple una función determinante en el desarrollo psicológico sano del niño, aunque muchos adultos lo subestimen. De hecho, la psicoanalista Clemencia Baraldi afirma que jugar, lejos de ser una acción espontánea, es el efecto de un trabajo que el infante realiza y tiene su especificidad, lógica y finalidad. Distingue entre la verdadera actividad lúdica y la que no es sana. Por ejemplo, niños que pasan horas moviendo un objeto de forma compulsiva; niños que coleccionan juguetes, pero no juegan; niños que se disfrazan de Batman, pero no ingresan a la ficción o, peor aún, se creen Batman y se tiran de un octavo piso.

Como vemos, no solo se trata de regalar juguetes y saber elegirlos, sino de observar a nuestros hijos, ver qué tan funcional es su juego con esos objetos y en relación a otros niños. Esto nos informará sobre la personalidad y desarrollo psicológico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código