SOCIEDAD

Sobre la educación religiosa: Eduardo Espino

En la formación del ser humano un aspecto consustancial es crear en el niño un marco de referencia conformado por reglas de conducta, actitudes y valores ético-morales; que tengan como función propiciar juicios de valor en el educable, que orienten su conducta y sus interrelaciones sociales hacia la cooperación y el servicio a los demás, respetando la dignidad de las personas.

Este aspecto de la educación es el más importante porque promueve la integración social, la estabilidad y sustentabilidad de la vida humana y de la sociedad. En los últimos tiempos se ha ido incorporando a esta matriz formativa en valores, la relación hombre–medioambiente ante las amenazas surgidas por la acción del ser humano tecnológico sobre el entorno inmediato de las comunidades.

De lo anterior se desprende que es necesario hacer hincapié en la materia relacionada a valores y espiritualidad en la educación del niño. En nuestro país, y en casi todo el mundo, la religión juega un rol primordial en la impronta moral del infante y en su desarrollo ético.

Vivimos una época signada por la tecnología y la ciencia, convertidas en una especie de religión laica, con la que –desde agendas narcisistas y políticas– se pretende inducir la demolición de la educación religiosa, calificada (¡qué ironía!) como prejuiciosa y dogmatizante.

Vivimos en un Estado laico como resultado de procesos históricos y políticos que llevaron a la raza humana a una forma de organización social superior de respeto a las creencias y a la dignidad. De manera que en las escuelas públicas es recomendable la materia de ética y moral, dedicando un tratamiento especial a la religión católica como una opción al desarrollo del currículo formativo en el área de valores, sin que necesariamente sea obligatoria.

En las escuelas particulares sí hay la alternativa de dar la religión y la moral, según la orientación filosófica y religiosa de los regentes del centro educativo. Así es como funciona el sistema y, de forma correcta, le da opciones al padre de familia sobre cómo formar éticamente a sus hijos. Esto sería un poderoso antídoto contra el nuevo dogma que se abre paso en nuestra sociedad: “prohibido prohibir”.

Dice Vargas Llosa (2012) que “Contrariamente a lo que los librepensadores, agnósticos y ateos de los siglos XIX y XX imaginaban, en la era posmoderna la religión no está muerta y enterrada, ni ha pasado al desván de las cosas inservibles; vive y colea, en el centro de la actualidad...”.

Esto no incluye las versiones fanáticas de la religión. Y es que podemos decir que la sociedad tecnológica está llevando a una masa de niños y jóvenes hacia un estilo de vida desprovisto de sentido. Es una verdad contundente que, para grandes segmentos de la población, la religión es la fuente primera de principios morales y cívicos. Esto, a pesar de que a su vez es minoritaria la población que practica, con compromiso, la religión y la espiritualidad.

El desmoronamiento de la religión y la espiritualidad significan el desplome de la democracia y la convivencia humana. Vivimos tiempos de fraudes y delitos que entretienen a la sociedad mediática que los pasan por alto. En los planteles escolares hay una educación pobre en valores, por eso, los jóvenes resultan con una escasa capacidad de autocontrol y de respeto a la autoridad, y con poca disciplina para el estudio. Las excepciones son solo eso, excepciones. “La frivolidad desarma moralmente a una cultura descreída”, dice Vargas Llosa; al imponerse bajo la sombra de la idolatría a lo tecnológico y lo científico. Las materias de humanidades (literatura, historia etcétera) están en retirada de los currículos académicos. Las materias humanísticas son el “para qué y el hacia dónde” de la vida social; las ciencias son el “cómo y el por qué” de las cosas. Los actores del sector educativo no deben perder esto de vista a la hora de los debates y la toma de decisiones acerca de la educación. Que en el país del futuro no haya una brecha entre analfabetos funcionales y especialistas ignaros e insensibles a los demás, parafraseando al insigne hispano peruano premio Nobel 2010 de literatura.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código