MANIPULACIÓN MEDIÁTICA

El efecto chupacabras: Jaime Cheng Peñalba

Cierta vez, a mediados de la década de 1990 apareció una criatura mutante o quizá extraterrestre, según conjeturas de los medios de comunicación masiva. El bicho puso en suspenso a gran parte de América Latina, sobre todo del Caribe. Succionar a animales de corral era su pasatiempo o su forma de alimentación.

Fue tan fuerte la continuidad de la noticia sobre el chupacabras que acarreó diversos testimonios de gente que incluso manifestó encuentros cercanos con esa bestia de inframundo. Parroquianos asustados narraban cómo emprendía la huida después de haber diezmado a decenas de aves y ovejas. Agujeros con precisión quirúrgica sobre ciertos órganos era su sello inconfundible.

¿Dónde se encuentra el chupacabras en este momento? En vacaciones permanentes. Seguramente, en compañía de los extraterrestres, de pie grande, de la tulivieja y demás personajes conocidos en su momento.

No cabe la menor duda de que los grandes monopolios televisivos utilizan creaciones como el chupacabras para conmocionar a las sociedades y desviar la atención sobre otros acontecimientos. Cuando la sociedad civil estadounidense tomó conciencia de que la carrera armamentista y la guerra era un desastre para su pueblo, empezaron los avistamientos de ovnis por doquier. Los canales de televisión arremetían, sin cesar, dándole a su teleaudiencia el plato favorito del momento: la invasión de los extraterrestres.

La disuasión, el olvido y la confusión son los efectos esperados cada vez que hay intereses económicos y geopolíticos vitales que proteger. Crean el suspenso, con testigos inventados que resultan en promotores de la teoría del rumor para alcanzar el objetivo básico, que es la desmovilización.

En Panamá, hechos sensibles como el 9 de enero y la invasión estadounidense fueron minimizados y desvirtuados sutilmente. Así como el efecto “chupacabra”, no conviene que estos acontecimientos despierten una verdadera conciencia nacional y es necesario ir sacándolos, poco a poco, de la memoria. El Ministerio de Educación, por ejemplo, ha sido sin lugar a dudas cómplice de este proceso paulatino de olvido al eliminar materias tan importantes como la Historia de las Relaciones entre Panamá y Estados Unidos y otras que son de interés ético y moral. Todo cuadra dentro del esquema de dominación para los próximos años.

Durante la dictadura militar, se usaban noticias de casos policivos y judiciales para acaparar la atención del público en otras cosas alejadas de lo que estaba ocurriendo en el país. ¿Qué sentido tenía darle seguimiento y divulgación constante a un hecho criminal, por semanas y meses, y en grandes titulares? Para los que detentaban el poder en ese entonces sí lo tenía. Muchos gobiernos aprendieron que, usando los medios de comunicación de la forma correcta, se puede lograr un efecto hipnótico. De tal suerte que programas sin ningún sentido educativo y más que todo deformante, como las telenovelas, se transmiten en horarios en que se supone que toda la familia se encuentra reunida.

Los medios de comunicación han creado espacios y periódicos para divulgar “chismes” y bochinches y así quitar, poco a poco, el hábito por las lecturas extensas y los hechos relevantes. Por ello, cada vez las informaciones vienen en cápsulas y con dosis de espectáculo.

¿Por qué el Estado ha sido cómplice en ignorar, hasta ahora, un hecho tan vital para nuestra soberanía como lo fueron los sucesos del 9, 10 y 11 de enero de 1964? ¿Por qué se archivaron, hasta ahora, tantos documentales históricos que daban cuenta de lo ocurrido?

Es evidente que a la clase social que ha detentado el poder económico y político por décadas en nuestro país, lo que menos le interesa es que se sepa la verdad. Para esto es necesario sumirla en el olvido sistemático y crear disuasivos para desviar la atención. Así escuchamos noticias con efecto narcotizante, como la repetición continua de propaganda política que se exponen por segundos para hacer que miremos hacia donde a “ellos” les conviene.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código