OBJETO DE ANÁLISIS Y DEBATE

La enseñanza de la historia en Panamá: Eduardo Espino López

En menos de 15 minutos, caminando por un centro comercial muy concurrido, logré captar tres automóviles con una calcomanía pegada en el parabrisas que decía: “Fuerzas de Defensa de Panamá, 11 de octubre de 1968, Todo por la Patria”. Una sensación de frustración es lo que evoca observar cómo, paulatinamente, nuestro país vuelve a deslizarse hacia el renacimiento de un Estado policíaco, que es el prolegómeno de un Estado de corte militaroide que ya probó, hasta la saciedad, ser un desastre nacional de proporciones nunca vistas durante 21 años de dictadura militar.

Y es que hay panameños a los que no les importa un bledo con lo que pasó en aquellos aciagos días de represión, degeneración institucional y asesinatos políticos, siempre que el “Todo por la Patria” sea en el fondo “Todo por la Papa”. La ignorancia y la abulia intelectual de amplios sectores, incluyendo a los que han ostentado el poder, lleva a pensar que la autocracia es el método más eficaz para gobernar este indisciplinado y caótico país.

Claro, se crean primero las condiciones y luego se va justificando “la necesidad” de un gobierno de salvación nacional conducido por una junta de cívico-policial “para garantizar la seguridad nacional y la dignidad de la patria”; solo hay que buscar al “gran vigía salvador” que tomará el liderazgo de ese gobierno de unidad y salvación.

El espectáculo circense e indignante que le dimos al mundo con la llegada de Noriega es un paso más en la dirección equivocada. Ya se ve la fila de “lambiscones” que añoran convertir a Panamá en una verdadera pocilga moral para llenarse las manos de poder y dinero. Recientemente, los exbatalloneros dieron un show nauseabundo: “Ordene mi comandante”.

La enseñanza de la historia debe ser una prioridad en nuestro país; un país que se ha quedado dormido frente a los desafíos del siglo XXI, funcionando apenas como un centro de logística que aporta al fisco, pero no a la ciudadanía. La historia es una materia primordial en la formación de la juventud que debe ser objeto de un debate serio y profundo para depurar las malas tendencias y las taras actuales y pasadas no solo en lo político, sino en lo social y humano.

La apertura de la economía debe darse de manera transparente y competitiva siendo un requisito necesario, pero no suficiente para lograr el desarrollo integral; no mero crecimiento acumulativo de bienes materiales.

Los hechos parecen justificar que si no hubiese sido por la invasión, Panamá hubiera demorado varios lustros más en dictaduras sin Noriega; algunos de los que lo querían echar también tenían ambiciones autocráticas. Al igual que en el resto de Latinoamérica, somos duchos en inventar héroes y epopeyas nacionalistas. Hay que comparar lo que ha hecho la justicia foránea con la practicada en nuestro país respecto al norieguismo. Estamos permitiendo, como sociedad, que todo vuelva al punto de partida.

La historia hay que analizarla a fondo y debatir con pasión, pero buscando una objetividad y una enseñanza. Esto debe darse desde las aulas de clases hasta las universidades y eventos académicos y políticos.

La separación de Colombia en 1903 fue pacífica. Sin la intervención de Estados Unidos, Panamá estaría en la misma condición socioeconómica y política que la gran mayoría de las naciones bolivarianas y del resto de Latinoamérica.

La inmejorable gestión de Belisario Porras y la fundación de los cimientos institucionales de la nación es otra de las cuestiones que deben analizarse. El nacimiento del golpismo y el mesianismo político de Acción Comunal y sus resultados; la saga de gobiernos liberales, sus legados, fortalezas y debilidades; el porqué del golpe de 1968 y sus protagonistas; los gobiernos posinvasión sobre los que hay el consenso de que el de Endara fue el mejor; los retos de la democracia y el modelo económico, la formación de una sociedad robusta y educada, tarea soslayada por los lustros de los lustros, lo que ha promovido el subdesarrollo.

Es necesario un debate constituyente a raíz del estudio en los textos de la historia de Panamá, guiado democráticamente y con la descentralización provincial y municipal, junto al fortalecimiento de la transparencia y la participación ciudadana, como pilares de un anhelo siempre imperfecto, siempre inacabado de bienestar y estabilidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código