EDUCACIÓN

¿Por qué enseñar historia en la universidad?: Patricia Pizzurno

La discusión sobre qué enseñar en la universidad para desarrollar en nuestros estudiantes capacidades, competencias y destrezas que les permitan insertarse en el mercado laboral, se inició en Bologna, hace ya dos décadas, con la creación de un espacio europeo de educación superior. De esa discusión surgió la reforma curricular que impuso el tronco común de conocimientos generales para todas las carreras universitarias, siguiendo el exitoso modelo universitario anglosajón en el que el estudiante es un agente activo. De allí el proyecto Tuning y, más tarde, el Alfa Tuning para América Latina.

Dentro de ese tronco común de conocimientos generales, la historia, la lengua madre, las matemáticas y los estudios medioambientales ocupan un lugar de privilegio. La pregunta es ¿por qué privilegiar los estudios históricos en un mundo cada vez más materialista y desvinculado del pasado? La respuesta pasa por comprender que no se trata del estudio tradicional de la historia que imponía la memorización de largas listas de nombres, hechos y fechas, desvinculadas con el presente y descontextualizadas, sino que se trata del planteamiento de procesos y problemas complejos que desarrolla, en los estudiantes, capacidades críticas y autocríticas, analíticas y de investigación, entre otras.

El mismo proyecto Alfa Tuning destaca que la historia es la única ciencia capaz de proporcionar un conocimiento racional y crítico del pasado, que permite comprender el presente; que pone en relación los acontecimientos del pasado con la actualidad; que contribuye al reconocimiento, tolerancia y respeto de la diversidad cultural; fomenta el desarrollo de una conciencia cívica y ayuda a identificar los procesos de cambio y de continuidad en una perspectiva diacrónica.

Hace ya varios años que en la Universidad de Panamá renunciamos a la enseñanza de la historia fáctica, de la mitificación de personalidades y de las fechas aprendidas de memoria, sin el necesario soporte contextual. En el año 2006, un grupo de profesores de historia concebimos un programa analítico de Historia de Panamá en el mundo global, que es el instrumento que nos permite enseñar esta asignatura en las diferentes carreras que imparte la institución. El programa mereció elogios por parte de la Secretaría Técnica de Reforma Curricular y constituyó un profundo trabajo de investigación en el que se plasmaron las nuevas tendencias y la necesidad de formar profesionales preparados para “saber ser, saber hacer y saber estar”.

El programa, concebido sobre la base de seis módulos, comienza analizando la inserción de Panamá en el mundo global, las características del nuevo escenario y la interrelación de los procesos internos con el ámbito internacional. El módulo dos, estudia la sociedad panameña, desde la época prehispana hasta el siglo XXI, haciendo énfasis en los movimientos migratorios, así como las problemáticas actuales: plutocracia, pobreza, desigualdad social, marginación, entre otros. El tercero, trata sobre la dinámica económica que estudia, en forma diacrónica y sincrónica, las estructuras económicas y facilita el análisis y comprensión de los procesos recientes. El cuarto, es el escenario político, en el que se identifican los problemas de gobernabilidad, la fragilidad institucional, los aciertos y desaciertos de la democracia, mientras identifican, analizan y resuelven los nuevos problemas surgidos de un escenario siempre cambiante. El quinto, explora los territorios de la ciencia, la tecnología, el arte y el urbanismo para comprobar cómo las decisiones, las tendencias y las corrientes del pasado son el origen de los procesos de cambio en el mundo actual, que favorecen la organización de un sistema global del que Panamá forma parte. El sexto y último módulo aborda la construcción de una conciencia ciudadana en los estudiantes y se propone consolidar los valores democráticos y ciudadanos mediante la aplicación práctica de los conocimientos, partiendo del presente en un viaje hacia el pasado para identificar y erradicar las taras de la “cultura del juega vivo”.

Para quienes adversan la inclusión de los estudios de historia en el tronco común, deseo aclararles que no se trata de un problema de horas para los profesores, se trata de la construcción de una sociedad más justa sostenida por ciudadanos sin una conciencia entumecida, sino, por el contrario, con agentes transformadores, capaces de hacer una lectura crítica de la realidad, comprometidos con los graves problemas que nos amenazan, conocedores que la historia nos enseña que los cambios son posibles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Feb 2017

Primer premio

3 4 1 8

DCDC

Serie: 9 Folio: 11

2o premio

0491

3er premio

4912

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código