MALA PRÁCTICA

La epidemia del transfuguismo: Aracellys J. Rodríguez P.

La Asamblea Nacional constituye uno de los órganos del Estado que en mayor medida personifica la democracia. Ha sido concebida como la máxima expresión de la sociedad en su pluralidad, representada por partidos que debaten y luchan en un marco de respeto, tolerancia y búsqueda de acuerdos para salvaguardar la convivencia y hacer avanzar el bien común. Es la garantía de las libertades y derechos ciudadanos.

La anterior definición supone que, por lo tanto, el Parlamento debe ser modelo de transparencia, rectitud, comportamiento coherente y respetuoso con las normas y procedimientos democráticos.

La democracia en este país es relativamente joven y así son sus instituciones, aún se está gestando su madurez e identidad política, además, buscan arraigo social y cultural para que sean asimiladas por este pueblo. Esto no justifica, pero explica el porqué del comportamiento de algunos políticos. El transfuguismo es uno de los efectos o, mejor dicho, defectos de ese estado por el que todavía peregrinan los partidos políticos.

Se llama así en forma peyorativa, al hecho que describe el “salto” que da un miembro de un partido, al desertar de la agrupación política que lo llevó al recinto legislativo, para unirse a un colectivo político diferente. No es una actividad nueva y ha ocurrido con mucha frecuencia desde que se instituyeron los gobiernos civiles a partir de 1990, de hecho, ha cobrado auge en los últimos años. El movimiento a discreción de los diputados, de un partido a otro distinto, genera problemas de gobernabilidad, porque las instituciones democráticas pierden efectividad, se relativiza su representatividad y finalmente se pierde legitimidad. ¡Síntoma sucesivo de la Asamblea Nacional!

Se considera que el tránsfuga no es más que un sinónimo de desertor, un individuo que quebranta la lealtad debida a los electores que lo han seleccionado y al partido que lo ha postulado para, con la investidura que reviste dicha designación, usarla en beneficio propio.

Con la epidemia de saltos de dirigentes, representantes, alcaldes y diputados de bancadas partidarias a otra tolda política, se ha ido creando una cultura del transfuguismo que deja al elector confuso. Dicha acción degrada la moral política, provoca desconfianza de la sociedad en el sistema de partidos y lo convierte en un negocio espurio como es el de buscar una posición electoral en un partido para luego negociarla con otro. La ciudadanía demanda de líderes, estadistas con un alto perfil intelectual, combativos y que no sucumban fácilmente ante las tentaciones.

En el autodenominado régimen de la locura, que ya cumplió sus tres años, la compra-venta de diputados ha resultado ser un mal negocio. Después de la última crisis sufrida por el país, gracias a las medidas impopulares e inconsultas adoptadas por el gobierno del “cambio”, el fracasado papel de los tránsfugas ha sido darle la espalda a su amo, al no poder ni salir a defender sus leyes draconianas.

Queda una lección que aprender para este gobierno y los que vengan, comprar diputados es botar el dinero de toda una nación, porque al final es el mismo pueblo quien tiene la palabra definitiva.

Ahora bien, esta especie de “partidocracia” es una bacteria que se alimenta de los partidos y produce “tránsfugas en serie”. Entre los tránsfugas y los vientres de alquiler, el sistema político-democrático panameño agoniza, como un cuerpo contaminado y decrépito.

Definitivamente, si no se le pone fin al mal hábito del transfuguismo, terminará convirtiéndose en norma y conducta política en la sociedad y mientras más se permite que se enraice esta epidemia en la costumbre ciudadana, más difícil será erradicarla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código