EL MALCONTENTO

Los esbirros: Paco Gómez Nadal

Los esbirros: Paco Gómez Nadal Los esbirros: Paco Gómez Nadal
Los esbirros: Paco Gómez Nadal

Debe ser por el Carnaval. Debe ser por estas fiestas que hay personajes que se quitan la máscara que nunca llevaron para ser más auténticos y, así, más desagradables. He superado este domingo a pesar de haber leído el Knockout asesorado a Alma Cortés, una esbirra profesional que se hizo acompañar de otro ser de la misma especie (Luis E. Camacho) para evitar que fuera fácil detectar de dónde salía el mal olor.

La entrevista (por denominarla de algún modo) deberá mostrarse a las generaciones futuras que quieran entender por qué durante unos años, Panamá estuvo en manos de mafiosos profesionales que se dieron cuenta de que todo el año era Carnaval y que, por lo tanto, podían hacer daño, robar o mentir sin disimulo mediático ni pudor personal. No es fácil que los manejadores de la mafiocracia den entrevistas pero, claro, tampoco es normal que puedan ir por la calle sin miedo a ser detenidos por las autoridades o insultados por sus conciudadanos víctimas.

No defiendo yo precisamente a Varela. Sin embargo, es cierto que cada vez que uno de los esbirros de Martinelli abre la boca, el actual presidente gana puntos: ¡es tan difícil alcanzar el nivel de desfachatez y sinvergüenzura de las botellas de Martinelli, que la apatía de Varela llega a parecer virtud! Porque, pongamos las cartas sobre la mesa, una cosa es que nos roben (que lo han hecho siempre) y otra es que después se rían de nosotros y nos ofrezcan un camión cisterna con agua y una botella de guaro como compensación a nuestra propia estupidez.

Alma Cortés, personaje funesto durante aquellos años y figura patética en estos que corren, despliega unas dosis de cinismo que solo es explicable por enajenación mental. A ver si Salo Shamah tenía razón y los locos son mayoría…

En la entrevista, naturaliza la corrupción, justifica la violación de las leyes, hace apología del “nuevo riquismo”, se arrastra sin ninguna gracia ante el nombre de su mentor Martinelli, y logra sacar de quicio a cualquier lector razonable.

Los esbirros hacen honor al jefe del clan y mantienen el triste (des) nivel cultural de su mentor para que si algún día regresa no se encuentre un espacio político que no entienda. Me preocupan dos asuntos. El primero es que esta gente pueda campar a sus anchas. Los esbirros que espiaron, amenazaron, se lucraron y medraron al albur del “gobierno de los empresarios” tienen espacio en los medios de comunicación, en el parlamento, en los restaurantes… es decir, no saben lo que es la sanción moral de sus actos y no han experimentado la vergüenza porque en el país parece que hace tiempo se creó una zona libre para ladrones.

El segundo asunto, y mucho más preocupante, es que hablan los esbirros como si Cambio Democrático y su propio jefe prófugo (ahora le llaman visa de inversionista a la espantada de Martinelli) pudieran volver a tener el poder. Me preocupa porque es posible y porque sería una debacle para el país.

Que Varela y su gobierno estén decepcionando no podría justificar jamás el regreso de la mafia al poder al igual que echar a Martinelli de Las Garzas me pareció un argumento débil para encaramar a su exvicepresidente como mandatario. La conclusión podría ser que hemos perdido el tiempo… O que Martinelli es más astuto de lo que pensábamos y sabía que aguantando la embestida inicial del nuevo gobierno podría recomponerse gracias a sus aliados en la justicia, a sus fieles esbirros en el terreno y al poder casi infinito de su dinero.

Cuando Varela ganó las elecciones, los movimientos sociales y políticos del país parecieron darse unas vacaciones no beligerantes ante el cansancio acumulado durante la hostigante administración de Martinelli, pero ya va siendo hora de que regresen. La exigencia de una constituyente que dé la vuelta al sistema político e institucional del país, el establecimiento de controles muchos más serios ante los abusos de funcionarios y empresarios corruptos… en definitiva, la refundación institucional y social de Panamá no puede aguantar. Si no se hace pronto se llegará a otro escenario electoral sin opciones en el que los ciudadanos deberán elegir entre lo malo y lo peor y en el que los esbirros leales a la mafiocracia volverán a tener su oportunidad. Este país no se merece una Alma Cortés más. Este país ni siquiera se merece a esta Alma ¿Cortés?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código