DEPURACIÓN EN EL ÓRGANO JUDICIAL

Lo que había en las escalinatas: Juan Ramón Sevillano Callejas

Si yo sostengo en varios de mis escritos judiciales que los derechos humanos deben ser y/o son justiciables, no puedo contradecir del todo lo fallado por el magistrado Alejandro Moncada Luna. Lo de los derechos humanos lo digo, aun a pesar de que la procuradora general de la Nación diga, usando doctrinas del siglo XVIII, que hay artículos programáticos en la Constitución Nacional que no son violables.

En lo que no estoy de acuerdo es en la vía utilizada y en la forma tramitada, que lo hace sospechoso a todo razonamiento jurídico y moral.

Y digo esto ya que no entiendo por qué no utilizaron la vía del recurso de inconstitucionalidad, que sí les permitía la Constitución, trámite que también les serviría para defender derechos humanos, ya sean estos de primera, segunda o tercera generación.

Otro es el asunto de que si una asociación o persona jurídica puede decir que sus derechos humanos han sido violados. En el caso de la asociación de marras, se trata –hasta donde tengo entendido– de un conjunto de personas naturales. Decir lo contrario sería sostener que mi precedente de intereses difusos o derechos colectivos, de 1992, no debió ser interpuesto por la organización que represento.

Ahora, pregunto: ¿está por encima el derecho humano de la libertad de expresión (libertinaje) del derecho colectivo que tenemos todos los panameños a no oír ni ver propagandas negativas, falsas, amorales, inmorales o sucias?

Yo creo que no, por lo tanto, al final se les debe –si interponen el recurso correspondiente– fallar en contra.

Dicho todo esto, es bueno que se sepa que en las escalinatas de la supuesta Corte Suprema de Justicia estaban, entre otros, exfuncionarios que obligaban a sus subalternos a contribuir con asociaciones para los fines políticos de sus jefes.

También había jueces de circuito destituidos por irregularidades durante su gestión, que aunque fueron absueltos, su fama no es buena.

Después de escuchar que a quienes estábamos ahí no se nos pagaba, fijé la vista en un señor de tez morena que tenía el suéter de un equipo de fútbol, quien también estaba presente, con ese mismo suéter, durante el abucheo del Tribunal Electoral.

Cuando gritaron: “¿y el títere o Mimito dónde está?”, me pregunté si se trataba de una protesta del Colegio Nacional de Abogados o de una protesta de políticos.

Ahí se encontraba un abogado que fue entrevistado por los medios, de quien en los corrillos del Órgano Judicial se dice que guarda estrecha relación con otros de los magistrados.

Ahora hay un magistrado, dizque valiente, que manda una carta criticando lo actuado, cuando antes no lo había hecho. ¿Por qué ahora? Porque está claro que tiene intereses en la posición del magistrado presidente.

Cuando se cantó, al final, el himno nacional, había gente hablando, caminando, con gorras, siendo entrevistada, entonces me pregunto: ¿De qué valores humanos estamos hablando o protestando?

La solución a todos los problemas del Órgano Judicial no pasa por la simple destitución de Alejandro Moncada Luna, el sistema está podrido. Puede que sea un primer paso, pero solo eso.

Mientras los políticos nombren a los magistrados de la Corte, a los procuradores y contralores, en Panamá seguirán pasando las mismas porquerías.

Una constituyente originaria los debía botar y enjuiciar a todos, y que sean los decanos, las Iglesias, los clubes cívicos y los miembros de la sociedad civil organizada, y debidamente constituida, quienes nombren a estos funcionarios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código