INTERVENCIONES ESTATALES

¿Qué tal si escuchan a los austriacos?: Caleb Delibasich

Uno podría decir que el principio del fin comenzó cuando el presidente Richard Nixon eliminó el estándar de oro en 1971. Desde las políticas económicas conocidas como el “Shock de Nixon”, el dólar americano no tenía alguna relación de cambio con el oro. Esto fue lo que empezó por dar rienda suelta al gran protagonista de este desastre: la Reserva Federal.

La Reserva Federal, conocida como Fed, obtuvo el poder para afectar la liquidez del sistema, las tasas de interés y las reservas de los bancos. En 1987, llegó a la presidencia de la Fed Alan Greenspan. Greenspan empezaría una política que luego sería conocida como “dinero fácil”. Básicamente, Greenspan ordenaba a bajar artificialmente las tasas de interés en tiempos de incertidumbre económica, como la primera Guerra del Golfo Pérsico y otras crisis.

Esto tenía como fin estimular la economía a través de una mayor cantidad de dinero en el sistema. La Fed usó esta estrategia durante toda la década de 1990. Ya en el siglo 21, la Fed hizo lo mismo en enero de 2001 después de que estallara la burbuja de sitios de internet, conocida como la burbuja dot com. Las tasas de interés empezaron a ser bajadas durante la recesión, y fueron bajadas aún más drásticamente después de los atentados del 11 de septiembre. Las tasas de interés habían empezado el 2001 en 6% y habían sido reducidas hasta menos de 2% al finalizar el año. Para 2003, las tasas de interés ya estaban en 1%, su nivel más bajo en más de 40 años.

Cuando las tasas de interés son altas, las personas ahorran. Cuando son bajas, invierten o consumen. Esto es un comportamiento natural. Cuando las personas ahorran su dinero en bancos, esto significa que hay dinero disponible para que empresarios inviertan en proyectos. Pero si la Fed interviene y reduce artificialmente las tasas de interés, le está diciendo a los inversionistas que saquen préstamos y gasten ese dinero porque hay dinero disponible en los bancos, cuando en realidad no es así. En el caso de 2008, se trató de una expansión de crédito, sobre todo, en el sector inmobiliario. Los consumidores e inversionistas empezaron a sacar préstamos y a gastar más de la cuenta. Esto es lo que infló la burbuja. Eventualmente, los fondos se acabaron y la burbuja estalló causando el bust.

Es claro que las intervenciones del Gobierno y su banco central no pueden ser atribuidas al capitalismo. El Gobierno aprobó regulaciones que incentivaban y exigían requisitos para créditos más bajos. A su vez, el banco central de Estados Unidos, o la Fed, fijó arbitrariamente uno de los precios más importantes que existen en la economía: las tasas de interés. Estas políticas no son características del capitalismo laissez-faire, sino del intervencionismo gubernamental que tanto promovía el economista John Maynard Keynes.

El keynesianismo no es capitalismo, y nunca debe ser confundido con ello. Es claro que el keynesianismo siempre crea el gran problema, le echa la culpa al libre mercado y luego se presenta a sí mismo como la solución. Incluso, inmediatamente después de la crisis financiera de 2008, el actual presidente de la Fed Ben Bernanke empezó a usar la misma estrategia de siempre. Esto es lo que ha impedido la recuperación de la economía estadounidense. Uno pensaría que los “expertos” se darían cuenta de que fue el intervencionismo que llevó a la crisis. Sin embargo, es todo lo contrario. Ellos proponen más intervencionismo como la solución. Este es un ciclo vicioso que seguirá repitiéndose si el Gobierno estadounidense no deja que lo que queda del mercado restablezca todo a la normalidad. Lo que sí es cierto es que el capitalismo nada tuvo que ver en este desastre. Es hora de darse cuenta de que el crecimiento económico sostenible no está basado en consumo y gasto público como decía Keynes, sino en ahorros. Es hora de dejar el keynesianismo de lado y escuchar a los que han predicho y opuesto a esto durante todos estos años: los economistas de la escuela austriaca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código