SOBREPOBLACIÓN Y POBREZA

Las dos espadas de Damocles: Bogdan Kwiecinski

Tarde, muy tarde se despierta Panamá para atender el tema de la educación sexual. Y por esto habrá que pagar un precio enorme causado, entre otros factores, por el relajo y el libertinaje sexual que reina en el país, bajo el constante bombardeo de erotismo y sexualidad en la televisión, al igual que en la mayoría de la prensa amarillista.

Ahora nadie sabe qué hacer con este problema, no hay sabios que le den una vuelta a la hoja de todo lo malo que nos fue dado durante muchos años. La solución se nos escapa de las manos.

Un análisis financiero y frío del tema –alejado de consideraciones morales, religiosas y emocionales– demuestra lo que nos costará este relajo. Panamá es un país de cuatro millones de habitantes, con una tasa de nacimientos del 2%, lo que da cerca de 80 mil nacimientos por año. De ese total una quinta parte corresponde a padres adolescentes. Así, la cifra de 16 mil nacimientos no deseados aumenta cada año de forma vertiginosa. Se registran entre la clase humilde del país y, en su mayoría, corresponden a madres adolescentes que no asisten a la escuela ni aprenden alguna profesión. En otras palabras, muchas pasarán a engrosar las filas de los conocidos “ninis”, otras ocuparán plazas eventuales en el sector informal, sin embargo, exigirán todas las prestaciones sociales, médicas, escolares, de vivienda y transporte, más los subsidios que están de moda.

Como es obvio, será muy difícil que esos 16 mil niños, malnutridos y mal educados, atiendan las escuelas y estudien alguna profesión u oficio, alimentando los batallones de “ninis” o los del sector informal, en el mejor caso. En el peor escenario, la mayoría pasará a formar parte de las pandillas, multiplicándose el problema de forma geométrica. En suma, entre madres e hijos tenemos hoy un aporte de 30 mil empobrecidos por año. Dentro de 10 años sumarán 300 mil y dependerán de los dichosos subsidios. Esta es la primera espada de Damocles.

Si a este grupo le agregamos los cerca de 16 mil inmigrantes (también de estratos pobres en su mayoría) que se radican en Panamá cada año, gracias al negociado de la Oficina de Migración, y tomando en cuenta que ellos traen a sus familiares y tendrán hijos panameños, la cifra estimada se incrementaría a cerca de 30 mil por año. Esta es la segunda espada de Damocles.

En suma, esto nos indica que tendremos 60 mil de nuevos pobres anualmente, o sea, 600 mil dentro de 10 años. Entonces, ¿cómo podremos salir de la pobreza? En estos días, en la Asamblea Nacional se discute sobre la educación sexual y me parece que cualquiera que sea la decisión llegará tarde, porque ya tenemos esas dos espadas de Damocles que penden sobre el bienestar del país. Por eso, propongo que se introduzca la educación sexual desde el primer año de la secundaria a través de una materia optativa (tal vez como salud integral) o mediante cursos sabatinos voluntarios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código