FUNCIONARIOS

Entre la ética, la moral y la ley: Federico José Guillermo Tejada

El uso desmedido y el despilfarro de los recursos del Estado por parte de funcionarios que se amparan en leyes venales y contravienen la responsabilidad de velar para que nuestros impuestos sean invertidos de manera efectiva, parece ser parte de una sociedad distópica.

Todos presenciamos las respuestas de la Contralora ante la Asamblea Nacional. De forma diáfana y sin remordimientos, hablaba de los gastos multimillonarios en obras y en las pasadas elecciones, sin un atisbo de rubor, pues según ella estaba amparada en la ley.

Aquí se dejó a un lado la ética y la moral que debe practicar todo funcionario que ejerce un alto puesto como ese, inclusive otros de menor responsabilidad.

De igual forma, las respuestas del custodio de la Caja de Seguro Social crearon más incertidumbre sobre el gasto que se generó durante el pasado quinquenio, máxime cuando aún faltan implementos esenciales, medicinas de consumo diario y las que requieren los pacientes con enfermedades terminales, entre otras anomalías. En ese caso la Contralora no hizo uso, de manera expedita, de su respuesta “si hay el dinero, se refrenda el contrato”.

Situaciones como estas no deben volver a ocurrir en un país en donde las necesidades de transporte y de vías de acceso para sacar los productos del campo, así como la insalubridad, la falta de educación de calidad y la inseguridad forman parte del diario vivir del ciudadano, entre otros males que no parecen subsanarse, a pesar de que entramos a un nuevo ciclo de gestión gubernamental.

Lo que ha salido a relucir es apenas la punta del iceberg, pues en gobiernos pasados algunos funcionarios lograron salir airosos ante la apropiación indebida de los recursos puestos bajo su custodia en sus respectivas instituciones, sin embargo, en esta última gestión el descaro fue mayor, a pesar de que una de las consignas que lo catapultó al solio presidencial era que no se permitiría meter la mano en las finanzas públicas.

Todo Panamá rechazó este método de gobernar para una clase social ya de por sí adinerada, pero insaciable y deseosa de obtener parte de la fortuna que el Estado panameño genera. Por esta razón, la población fue sabia y delegó en el actual gobierno la responsabilidad de que los funcionarios que se hicieron de la vista gorda ante la piñata con el erario del Estado sean penalizados por su mala gestión. Con este fin, es necesario establecer normas claras en las que se indique que no se permitirá, so pena de cárcel, el nepotismo, el robo, la malversación de los recursos ni las ventas de los activos estatales, playas, ínsulas, manglares, etcétera. Extensivo a otras faltas menores.

La ética y la moral fueron borradas del diccionario de los burócratas, quienes nos sumergieron en un estado de distopía que no queremos volver a vivir más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código