Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

ESPIRITUALIDAD

Hacia una nueva ética cristiana: Alberto Valdés Tola

Aseguran los creyentes del dogma cristiano, entre ellos católicos y protestantes, que la Navidad es una fecha para celebrar, a diferencia del tiempo de adviento, que debe destinarse a la meditación y renovación de la fe. A pesar de estas diferencias de orientación ecuménica, no está de más reflexionar sobre nuestras creencias religiosas a la luz de la realidad sociocultural contemporánea. Así, no es sorpresa para nadie, religiosos o agnósticos, que exista un movimiento denominado posmodernidad, que tiene entre sus premisas el pluralismo de ideas y perspectivas identitarias, la ambivalencia moral y sexual y la debacle de todo discurso determinista o metanarración como son los postulados ideológicos políticos y religiosos.

De esta forma, movimientos de género, como el de los homosexuales y lesbianas, que exigen respeto e inclusión social; la lucha de la mujer por la igualdad en todas las esferas, incluyendo el escenario socio-religioso; el aborto, como una elección racional basada en el derecho del cuerpo de cada individuo; la eutanasia, como principio ético a decidir con libertad la extinción de la propia vida; la pena de muerte, como justicia moral frente a una afrenta tan grave que exige esta medida; entre otras manifestaciones evidentes del inminente cambio social que está sufriendo la estructura social de muchos países a nivel mundial.

Por otra parte, corrientes sociológicas como el consumismo desmedido de mercancías y servicios, el hedonismo por el cuerpo (tanto masculino como femenino), el individualismo carente de humanismo y la solidaridad con el otro, la exaltación de la educación secular, basada en la ciencia y la tecnología, olvidando las humanidades, lo axiológico y la religión; constituyen una crisis institucional y de fe en las mismas bases sustantivas y pragmáticas del cristianismo. Lo que se evidencia en la poca afiliación a los seminarios sacerdotales; en los frecuentes escándalos de abuso sexual a niños por parte de clérigos; y, no menos importante, el cada vez menor compromiso de fe de los feligreses, seguidores y miembros de la comunidad cristiana en general.

Esta suerte de unidimensionalidad religiosa (ya que carece de un enfoque crítico que les permita vislumbrar el advenimiento de otras tendencias humanas), transforma de manera obtusa el mensaje del mesías, impidiendo así directa e indirectamente el acceso a la fe, o formar parte del cuerpo clerical a ciertos grupos; lo que es una caja de pandora para estos últimos, porque al tiempo que buscan pertenecer a la Iglesia son parias de sus ritos, ceremonias y hasta de la misma salvación.

Debemos abogar, posiblemente, por un reformismo institucional de las iglesias, que permita la inclusión de otros grupos e ideas mediante la edificación de una plataforma discursiva menos rígida y más democrática y solidaria. Que, al tiempo que desarticule algunas tendencias del siglo XXI, promueva y socialice el intempestivo mensaje de amor, paz y esperanza que nos legó Jesucristo hace dos mil años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código