EDUCACIÓN SUPERIOR

Una real evaluación del docente: Víctor Hugo Herrera Ballesteros

La evaluación docente ha sido pensada, en principio, como un instrumento de medición de la calidad de la enseñanza por parte de los docentes, especialmente en el nivel superior, tal como se hace en la Universidad de Panamá, nuestra primera casa de estudios.

De la mano de este instrumento se deben corregir las falencias académicas y metodológicas de los docentes universitarios y no solo limitarse a la interacción entre éste y los educandos, sino en relación al entorno en el que se desarrollan las clases, contemplando el apoyo administrativo y de las unidades académicas primarias en cada facultad.

La evaluación del desempeño docente no solo se circunscribe a su propia responsabilidad y capacidad para enseñar per se, sino al conjunto de elementos, formales o no, que inciden en el proceso de enseñanza.

Cuando se evalúa el desempeño docente, también, se está evaluando al sistema de enseñanza en su conjunto, del cual el docente es solo un eslabón, pero con la mayor parte de responsabilidad respecto de lo que ocurra en aula.

Empero, si bien con este instrumento se evalúa el cumplimiento de los deberes del docente, tampoco se puede dejar exento el respeto a sus derechos. En este sentido se entiende que la evaluación del desempeño docente no debe pretender ser un instrumento de venganza de ninguno sus protagonistas (estudiantes, docente y unidad académica primaria) y, por el contrario, debe ser aplicado con la objetividad que merece. Ante cualquier discrepancia, se debe reconocer el derecho del docente evaluado, de apelar y sustentar dicha apelación con las pruebas pertinentes cuando así se amerite. En este caso, sería el uso del canal formal que establece el artículo No. 25 del desempeño docente de la Universidad de Panamá.

No es posible que se desconozca este derecho a los docentes, cuando de manera informal (de boca) se les da respuesta a reclamos formales que hacen por escrito. Eso no es serio de parte de ningún funcionario ni de autoridad alguna y da pie a los abusos y discrecionalidades que terminan en comportamientos dictatoriales, desconociendo los derechos inalienables no solo de los docentes, sino del resto de los implicados en la evaluación del desempeño docente.

La evaluación del desempeño docente es un instrumento para mejorar la calidad de la enseñanza, considerando la capacidad, responsabilidad y cumplimiento del docente en sus deberes, pero respetando sus derechos; por esta razón, se deben revisar los actuales parámetros sobre los cuales se fundamenta dicho instrumento, que –por su formato– es solo una encuesta, escueta y sin elementos objetivos de juicio para tal propósito.

Es decir, que de igual manera quienes evalúan a un docente, por ejemplo, los estudiantes, deben cumplir con el requisito mínimo de asistir regularmente a clases y haber realizado todas sus asignaciones o, al menos, la mayoría de ellas y estar debidamente matriculados al momento de hacer la evaluación. Además, debe haber una cantidad mínima, para que el instrumento tenga validez estadística, al igual que debe ser aplicado a cuantos grupos tenga el docente durante el semestre.

De parte de las unidades académicas primarias se debe incorporar su responsabilidad respecto de la supervisión del docente en el aula de clases, cosa que no se hace, al igual que hacer conocer informes con relación a las auditorías académicas de programas de asignaturas en los departamentos académicos o de bibliografía disponible y actualizada en las bibliotecas, incluso, en la librería universitaria y facilidades disponibles en medios informáticos a los docentes.

La Universidad de Panamá y ninguno de sus estamentos deben ser propiedad de nadie, indistintamente de su jerarquía y mucho menos con relación a la unidad del desempeño docente o de los responsables de tal función en las facultades y departamentos, como unidades académicas responsables. Darle lugar a la discrecionalidad, como de hecho ocurre al no dar respuesta formal a los reclamos de los docentes, pese a su continua exigencia, es dar lugar a dictaduras de mano de gamonales incompetentes que desprecian la enseñanza superior y en nada contribuyen a mejorarla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código