Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

CONCIENCIA DE CLASE

La evolución de la etnia ngäbe: Bertilo Mejía Ortega

Mis años de infancia los viví en la recóndita población de Lajas de Tolé, donde mis padres y maestros rurales, tenían la finca Rincón de Ulé. Allí disfrutaba el corcel, muy a pesar del accidentado terreno. El sexto grado de primaria lo hice en la población de Tolé, también inhóspita, por la década de 1960. Sin agua potable, sin energía eléctrica, sin calles de asfalto y con otras carencias.

En aquellas décadas, la población ngäbe, conocida entonces como guaymíes, tenían al pueblo citado como su lugar de compra y ventas. Allí comercializaban su café y adquirían productos de primera necesidad. Bajo el mote de “cholos”, los contrataban para trabajos rurales que les pagaban a B/. 1.00 por la jornada de ocho horas, y B/. 0.75, dándoles la comida; generalmente, arroz y frijoles.

En la “sierra” como le llamaban a su hábitat, hoy conocido como la comarca Ngäbe Buglé, eran visitados cada cuatro años por los políticos inescrupulosos que les llevaban aguardiente y discursos demogógicos, lisonjeros e hipócritas, mas nunca una respuesta gubernamental satisfactoria. En las bananeras perdían la vista fumigando con herbicidas fulminantes. Sus adolescentes eran acosadas por los suliá, hombres blancos o latinos, que con inaudito irrespeto e ignorancia, cometían toda clase de abusos. En algunas casas de la población “adoptaban” indiecitos que convertían en verdaderos esclavos que al crecer evadían aquel cerco de abuso e ignominia.

La cárcel pública era el llamado “cepo”, al sur de la población, donde muchos fueron a parar por efectos del licor que adquirían en un sinnúmero de cantinas que ensordecían con sus tragamonedas, generalmente, los días domingo.

Hoy, la realidad es otra. El establecimiento de escuelas del nivel primario y medio, la construcción de carreteras y subcentros de salud, la dotación de agua potable, la evangelización y los avances en materia de comunicación, los han sacado del oscurantismo, los vejámenes y los abusos. En Remedios, distrito limítrofe de la comarca, al igual que en Tolé, cuentan con una extensión universitaria que les ofrece diversas carreras, incluyendo estudios de derecho y ciencias políticas. Y, aunque mantienen su tradicional liderazgo en la persona del cacique, sus cuadros políticos salen de las entrañas de la comarca, donde eligen a sus representantes, alcaldes y diputados.

Su conciencia de clase, el conocimiento y defensa de sus derechos, así como de sus recursos culturales y naturales, han desmoronado la acción abusiva de los suliá y, por ello, se aferran a su natural patrimonio. Cuentan con muchos profesionales y dirigentes capacitados para las tareas comunitarias y las causas populares por la vigencia de sus derechos. No son millones, pero están unidos en sus nobles propósitos. Si algo debe hacer la clase gobernante es escucharlos y corresponderles con respeto, tolerancia y convicción de que ellos, los ngäbe, han evolucionado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código