COLUMNA INVITADA

En el faro del fin del mundo: Gina Montaner

Los faros, erigidos en islas de soledad, han estado presentes en la literatura. Por ejemplo, en la célebre novela de Virginia Woolf Al faro, la familia Ramsays pasa sus vacaciones en la isla de Skyes y la trama se centra en el deseo de visitar el faro. Julio Verne escribió una novela de aventuras, El faro del fin del mundo, en la que los piratas atacan a unos valerosos fareros en aguas australes.

¿Cuál es la definición de un faro? Una torre de señalización luminosa enclavada en el litoral marítimo que sirve de aviso y referencia a navegantes. Cuando hace una semana un grupo de balseros cubanos divisó el faro American Shoal, enclavado a siete millas de la costa de los cayos de la Florida, no dudaron en refugiarse en esa firme estructura de hierro que se asoma en el paisaje azul, como una socorrida escultura de Calder. Allí, sobre la plataforma y en el torreón donde de noche emana la luz que guía a los viajeros extraviados, durante horas los hombres hicieron del faro su república independiente, recién huidos de otra isla, Cuba, que a pesar de ser mucho más grande, resulta más asfixiante que este faro construido por Estados Unidos (EU) en 1860.

En aquella soleada mañana que se licuó en la rendición final de unos náufragos rodeados por guardacostas que los condujeron hasta un escampavías donde hoy se encuentran, los balseros se sintieron libres en aquel espacio firme y anclado al fondo del mar con pilares para que no se lo lleven los huracanes. Los cubanos resistieron y en las horas que transcurrieron bajo el sol y cansados por la travesía, se movían como leones enjaulados, sabedores de que todo su esfuerzo para escapar pendía de aquel lugar salvador. Un oasis de hierro en medio de la inclemencia del mar. El espejismo, tal vez, de una ansiada mejor vida, con los pies firmes sobre un faro cuyo nombre no es otro que American Shoal.

Ahora el debate leguleyo y laberíntico que ha arrancado en una corte federal de la Florida gira en torno a si el faro es o no territorio estadounidense para decidir la suerte de los balseros que se echaron a la mar.

Hay el precedente de quienes, en 2006, llegaron al puente de las siete millas, también en los Cayos. Entonces un juez determinó que, en efecto, sus pies habían tocado una esquina del vasto territorio de EU y que podían acogerse a la ley de pies secos pies mojados.

Hoy resucita la disquisición y hay bandos divididos: el faro sí es territorio de EU. El faro no es territorio estadounidense porque está en el agua. Y entonces, mientras la suerte de los cubanos se dirime como un juego de charadas, la propia identidad del American Shoal está en entredicho. El faro que sirvió de morada y refugio temporal para los balseros podría haberse llamado El faro de nadie, pero a la hora de bautizarlo a finales del siglo XIX quisieron reforzar su procedencia: American, para que no hubiera equívocos. Es un faro americano de pura cepa. Si un corsario (emulando a los malhechores que pretendían conquistar el faro del fin del mundo de Verne) intentara hoy poner su blasón de calaveras en el American Shoal, los guardacostas lo rodearían y la marina intervendría para recuperarlo. ¿O acaso el American Shoal es un faro huérfano, sin padre ni madre que lo construyeron y nadie en este mundo es responsable de su administración y mantenimiento?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código