RECONOCIMIENTO

Las feministas y su reivindicación histórica: Nelly Cumbrera

Por motivo de la discusión del proyecto de ley 61 sobre Educación Sexual Integral, muy necesario y pertinente para nuestro país, me ha tocado escuchar todo tipo de consideraciones a favor y en contra en diferentes escenarios. No solo en el hemiciclo legislativo, sino a través de los medios de comunicación televisivos y escritos.

Dicha discusión, además de centrarse en temas tales como la patria potestad y el derecho a la confidencialidad, ha introducido elementos sexistas y discriminatorios tendientes a desvalorar o menospreciar el papel histórico del movimiento feminista en Panamá.

Qué fácil resulta para muchas mujeres jóvenes, otras no tan jóvenes y, también para algunos hombres, hablar de manera despectiva de las feministas panameñas. Además de irrespetuoso, el planteamiento que formulan resulta sumamente androcéntrico toda vez que desconocen el porqué hoy en día gozan ellas mismas de tantas libertades y posibilidades de éxitos y superación.

Tal cual lo señalara una profesora muy apreciada, eso no se debe solo al esfuerzo propio ni a que me levante cada día, me bañe, me acicale, me maquille, me sienta y me vea muy bien, tan bien que le diga al espejo qué bella soy, que me siento feliz y todo me lo debo a mí misma y a nadie más. Cuán equivocadas están, se lo deben a todas esas mujeres feministas que desde lo público y lo privado han luchado desde inicios de nuestra república y siguen luchando para que mujeres jóvenes, como nosotras, podamos disfrutar de libertades que en otras latitudes están proscritas.

Clara González de Behringer, primera abogada, feminista y luchadora incansable por el derecho al voto de la mujer panameña. Además, Marta Matamoros, sindicalista y feminista de pura cepa, logra la aprobación del fuero maternal que hoy en día disfrutan todas las trabajadoras embarazadas.

Y así, sucesivamente, podemos nombrar un sinnúmero de mujeres muy valiosas que desde su ámbito de acción han logrado grandes reivindicaciones.

Gústenos o no, gracias a ellas, tenemos derechos y libertades para plantear puntos de vista. Un ejemplo claro es el debate en la Asamblea Nacional sobre la discusión del proyecto de ley 61, en el que convergen las fuerzas a favor o en contra y donde debiera prevalecer el respeto, la tolerancia, la madurez y, sobre todo, el interés superior del menor y la menor, de quienes se habla tanto desde una zona de confort.

Tocaría ir a nuestras comarcas, a San Miguelito y a otras áreas para entender la gravedad del fenómeno y evidenciar, a flor de piel, la necesidad de que se apruebe una ley en materia de Educación Sexual Integral.

A todas esas feministas que han luchado y siguen luchando en favor de todas las mujeres panameñas, sin exclusión de ningún grupo social, mi respeto y admiración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código